¿Qué tanta corrupción hay en México?

La corrupción ha ocupado un lugar sobresaliente de la discusión pública en México durante los últimos 10 años. Muestra de ello fue que la elección nacional de 2018 orbitó alrededor de este asunto y actualmente continúa en el núcleo del discurso del gobierno federal. Ante la promesa perene de acabar con la corrupción, la pregunta de la ciudadanía subsiste: ¿hay ahora más corrupción? ¿hay menos?

Medirla con precisión siempre plantea disyuntivas, por lo que recurrir a encuestas que permitan dimensionar el temaño del problema resulta eficiente. Ese es el objetivo de la segunda edición de Los Mexicanos Frente a la Corrupción, un compendio de diecisiete ensayos realizados a partir del análisis de una encuesta levantada a nivel nacional entre Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y Datología (periódico Reforma) en marzo 2020.

Entre la primera (2019) y segunda edición (2020) del estudio, una mayor proporción de los mexicanos consideró que la corrupción había aumentado, pasando de 46 a 53 por ciento. Asimismo, Andrés Manuel López Obrador registró una caída de 19 puntos en su aprobación como presidente de marzo de 2019 a marzo de 2020. Esta caída es el reflejo de la pérdida de apoyo ciudadano hacia las acciones gubernamentales. Las medidas anticorrupción no son la excepción, pues el apoyo en este rubro pasó de 70 por ciento en 2019 a 43 por ciento en 2020.

La edición 2019 reconocía la existencia de una ventana de oportunidad para sumar a amplios sectores de la sociedad en una estrategia nacional para acabar con la corrupción sistémica.

La evidencia de este año sugiere que esa ventana se ha reducido, pero aún existe la posibilidad de impulsar acciones institucionales que cuenten con gran aceptación para disminuir la prevalencia de este fenómeno: difundir los mecanismos de denuncia, transparentar las decisiones públicas, reducir los espacios para el intercambio ilegal de favores y extorsión, así como priorizar acciones que beneficien a la ciudadanía, sobre todo a los más vulnerables.

Este proyecto ofrece recomendaciones de políticas públicas que -de implementarse- permitirían disminuir la prevalencia de la corrupción y la impunidad en México.