CAMPO LIBRE EN LICITACIONES

 

 

En 2014  —cuando ya estaba al frente de la dirección de la CFE Enrique Ochoa Reza, actual presidente nacional del PRI— IUSA y Controles y Medidores Especializados volvieron a poner en marcha su fórmula para asegurarse los contratos. Esta vez no sólo fue en una licitación, lo hicieron en dos.

 

El 3 de abril de 2014, la División Centro Occidente de la CFE publicó la convocatoria de la licitación LA-018TOQ008-T52-2014, para adquirir poco más de 14 mil watthorímetros. Las únicas propuestas que se presentaron fueron las de Controles y Medidores Especializados (para dos partidas) e Industrias Unidas (en una partida). Las dos empresas ganaron. La primera obtuvo un contrato por 18 millones 62 mil 932 pesos. Mientras que el de Industrias Unidas fue por 2 millones 252 mil 900 pesos, de acuerdo con el acta del fallo, disponible en el portal de Compranet.

 

La segunda licitación fue la LA-018TOQ003-T157-2014 realizada por la gerencia de abastecimientos de la CFE, para comprar —a través de 21 partidas— más de un millón 181 mil watthorímetros. El testigo social que participó en este proceso, designado por la Secretaría de la Función Pública, fue Fernando Dablantes Camacho.

 

Las únicas empresas que participaron fueron IUSA y Controles y Medidores Especializados. La primera presentó propuestas para 14 de las 21 partidas; la segunda lo hizo para las siete partidas restantes. El 30 de julio de 2014 se dio a conocer el fallo: las dos empresas ganaron en todas las partidas por las que concursaron.

 

IUSA obtuvo un contrato abierto con la CFE que alcanzó los 922 millones 394 mil 173 pesos. Mientras que Controles y Medidores Especializados consiguió otro por 599 millones 745 mil 957 pesos. En 2014, las dos empresas ligadas a Carlos Peralta obtuvieron por la venta de medidores a la CFE un total de mil 542 millones 455 mil 962  pesos.

 

Como ha sucedido en todos los contratos que Controles y Medidores Especializados ha realizado con la CFE, quien firmó como representante legal de la empresa es Vidargas Hernández, abogado corporativo de IUSA.

 

En su Artículo 50, Fracción VII, la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público señala que las dependencias y entidades se abstendrán de recibir proposiciones o adjudicar contrato a quienes “presenten proposiciones en una misma partida de un bien o servicio en un procedimiento de contratación que se encuentren vinculadas entre sí por algún socio o asociado común. Se entenderá que es socio o asociado común, aquella persona física o moral que en el mismo procedimiento de contratación es reconocida como tal en las actas constitutivas, estatutos o en sus reformas o modificaciones de dos o más empresas licitantes, por tener una participación accionaria en el capital social, que le otorgue el derecho de intervenir en la toma de decisiones o en la administración de dichas personas morales”.

 

Cuidando lo que dice este artículo, las dos empresas ligadas a Carlos Peralta sólo participan en las licitaciones en partidas diferentes. Nunca presentan propuestas para las mismas partidas. Este mecanismo permite que las dos compañías vinculadas se aseguren y repartan los contratos de la CFE, sin que se viole flagrantemente la Fracción VII del Artículo 50 de la Ley de Adquisiciones, aunque no exista una competencia real en las licitaciones.

 

— ¿Como testigo social revisó las actas constitutivas de las empresas, se verificó que realmente se trate de empresas competidoras?

—se le pregunta en entrevista a Fernando Dablantes Camacho, quien participó como testigo social de las licitaciones de 2012 y 2014.

 

—No llegamos a tanto. Nosotros lo que hacemos es un atestiguamiento que difiere de lo que es una auditoría. Una auditoría tiene un alcance mucho mayor; ahí sí se puede revisar quiénes son los accionistas, si están relacionados unos con otros, etcétera. Como testigos sociales atestiguamos que el proceso se apegue a la normatividad, que sea transparente, que no vaya dirigido hacia algún lado. Si encontramos alguna cosa sospechosa, nuestra primer responsabilidad es notificar al órgano interno de control y pedir una explicación.

 

 

—¿No encontró nada sospechoso?

 

— Como siempre habían participado esas empresas, no le vi ningún problema… Todas las licitaciones parten de un principio de que son de buena fe. Si sobre la marcha vemos o detectamos algo que no está en su lugar, entonces sí comenzamos a pedir más documentación.

PERALTA: PUERTAS ABIERTAS EN CFE

El 4 de septiembre de 2015 Ochoa Reza se reunió con Carlos Peralta en las oficinas de la CFE.

Foto: Twitter Enrique Ochoa

La misma historia se repitió en 2015, con la licitación pública internacional LA-018TOQ003-T90-2015, convocada el 17 de febrero de ese año por la gerencia de abastecimientos de la CFE para comprar poco más de un millón 730 mil medidores. Como testigo social del procedimiento participó la organización Transparencia Mexicana, representada por Carla Crespo Benítez.

 

Los dos únicos participantes que se presentaron, en partidas diferentes, fueron IUSA y Controles y Medidores Especializados. En el fallo, dado a conocer el 25 de mayo de 2015, la CFE declaró desiertas las tres partidas que se licitaron porque las ofertas económicas presentadas por los licitantes “eran superiores al 10%” a la media obtenida en la investigación de mercado.

 

En su informe sobre esta licitación, Transparencia Mexicana recomendó a la CFE, entre otras cosas, analizar las razones por las cuales no había más licitantes en cada partida, además de considerar “si es necesario implementar diferentes estrategias de contratación para fomentar la participación de más licitantes en este tipo de proyectos”.

 

Esa licitación se volvió a realizar entre junio y julio de 2015, ahora con el número LA-018TOQ003-T173-2015. El testigo social también fue Carla Crespo Benítez, de Transparencia Mexicana.

 

IUSA y Controles y Medidores Especializados, de nueva cuenta, fueron los únicas empresas que, en partidas diferentes, concursaron. El 10 de julio de 2015, durante la lectura del fallo, se informó que ahora sí las dos empresas ganaron ya que presentaron ofertas económicas aceptables.

 

El 14 de julio, día en que se firmaron los contratos, se especificaron las cantidades; el de IUSA fue por mil 438 millones 453 mil 800 pesos. Controles y Medidores Especializados obtuvo 831 millones 085 mil 299 pesos, de acuerdo con las copias de estos contratos que se obtuvieron utilizando la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

 

En su informe, el cual está disponible en la página de internet de la organización, Transparencia Mexicana señaló: “llama la atención que los precios ofertados por los licitantes corresponden al precio aceptable obtenido por la CFE, el cual fue conocido por las mismas empresas que participaron en esta licitación en el fallo de la primera convocatoria de la licitación, en la que se declararon desiertas las partidas”.

 

Transparencia Mexicana, además, volvió a recomendar a la CFE realizar varias acciones, entre ellas “analizar la posibilidad de establecer contacto con la Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) para que analice el comportamiento del mercado para este procedimiento. Lo anterior en atención a la participación y resultados de los dos procedimientos de licitación convocados para la adquisición de watthorímetros”. También señaló la necesidad de que la CFE “explore el mercado internacional abierto, para saber qué tipo de oferta existe”.

 

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) solicitó a la CFE una entrevista sobre este tema. La oficina de comunicación social de la CFE respondió a las preguntas por correo electrónico. En ellas se asegura que se atendieron las recomendaciones que realizó Transparencia Mexicana como testigo social de la licitación de 2015. También se asegura que se ha buscado propiciar mayor participación de competidores.

 

— ¿Por qué la CFE beneficia con el fallo de sus licitaciones a dos empresas que, en la realidad, no son competidoras? —se preguntó a la CFE.

 

“La CFE —se contestó en el correo electrónico— rechaza beneficiar a ninguna empresa en los fallos de licitación, ya que conforme a la normatividad aplicable son procedimientos de libre concurrencia y cualquier empresa que cumpa los requisitos puede participar, adjudicándosele el contrato a aquellas que los cumplan y ofrezcan las mejores condiciones de precio, calidad, financiamiento y oportunidad”.

 

Dos meses después de que se otorgaron los contratos de la licitación de 2015, el 4 de septiembre de 2015, el director general de la CFE, Enrique Ochoa Reza publicó en su cuenta de Twitter el siguiente mensaje: “Esta mañana sostuve una reunión de trabajo con Carlos Peralta, Presidente y Director General de Grupo IUSA”, acompañado de una fotografía en donde Ochoa y Peralta posan sonrientes a la entrada de las oficinas de la CFE.

 

El 19 de noviembre de 2015, el director general de la CFE volvió a reunirse con Carlos Peralta. Las fotografías del encuentro —en el que también participó el entonces subdirector de distribución y hoy director de distribución, Roberto Vidal León— las publicó Enrique Ochoa Reza en dos Tweets.

EL PRIMERO ES:

EL SEGUNDO ES MÁS EXPLÍCITO

AÑO DE BONANZA

 

Durante el sexenio de Peña Nieto, 2016 es el año en que las empresas ligadas a Carlos Peralta han obtenido más dinero por la venta de medidores de luz a la CFE.

 

El 27 de mayo de 2016, la gerencia de abastecimientos de la CFE publicó la convocatoria para el concurso abierto CFE-001-CAAAT-0003-2016. El 6 de julio, dos días antes de que Enrique Ochoa Reza presentara su carta de renuncia como director general de la CFE, se realizó el acta de presentación de ofertas para las 48 partidas del concurso. Las tres empresas licitantes fueron Controles y Medidores Especializados, IUSA y Electrometer de las Américas. Esta compañía sólo participó en una partida; sin embargo, resultó descalificada en la etapa de evaluación técnica.

 

El 20 de julio fue cumpleaños de Peña Nieto. Ese día, el dueño de IUSA retwitteó el mensaje que se envió desde la cuenta de Twitter de los Tigres de Quintana Roo:

 

Cinco días después, funcionarios de la CFE informaron sobre el fallo del concurso CFE-0001-CAAAT-0003-2016: las 48 partidas que se concursaron se repartieron entre las dos compañías ligadas a Carlos Peralta.

 

El 4 de agosto de 2016 —dos días después de que Peña Nieto nombró director general de la CFE a Jaime Francisco Hernández Martínez—, se firmaron los contratos “bajo demanda de bienes”; es decir, éstos podrían ampliarse si es que la CFE requería de una cantidad mayor de medidores. El primer contrato que recibió Controles y Medidores Especializados fue por 536 millones 791 mil 298 pesos; el de IUSA ascendió a mil 404 millones 942 mil 509 pesos.

 

Entre el 27 de octubre y el 23 de noviembre de 2016, las dos empresas recibieron más  contratos, derivados del fallo del concurso CFE-0001-CAAAT-0003-2016.

 

De acuerdo con las copias de esos documentos, obtenidos a través de solicitudes de información, IUSA recibió, por lo menos, 14 contratos más, los cuales suman un monto de 944 millones 202 mil 189 pesos. Mientras que Controles y Medidores Especializados obtuvo otros 10 contratos por un total de 353 millones 770 mil 962 pesos.

 

Antes de este gran contrato, el 24 de junio de 2016, ambas empresas ya habían ganado la licitación pública internacional LA-018TOQ040-E100-2016, convocada por la División de Distribución Centro Oriente de la CFE. En donde también fueron las únicas participantes, cada una en partidas distintas. De acuerdo con la copia de los contratos derivados de esta licitación, a IUSA se le pagaron 57 millones 719 mil 860 pesos; mientras que para Controles y Medidores Especializados la suma fue de 4 millones 866 mil 664 pesos.

 

Tan sólo en 2016, IUSA y Controles y Medidores Especializados recibieron de la CFE, por la venta de medidores, un total de 3 mil 302 millones 293 mil 482 pesos.

 

Hace tan sólo unos días, las dos empresas vinculadas con Carlos Peralta fueron, una vez más, las grandes ganadoras de contratos con la CFE.

 

El 11 de abril de 2017, la CFE publicó en el Diario Oficial de la Federación la convocatoria del concurso abierto CFE-0001-CAAAT-0001-2017, para adquirir, a través de 46 partidas, poco más de un millón 600 mil medidores. En esta ocasión el testigo social fue David Shields Campbell.

 

A diferencia de licitaciones de años anteriores, se presentaron más licitantes: Industrias Unidas (para 30 partidas), Controles y Medidores Especializados (para 16 partidas), Protecsa Ingeniería (para 16 partidas) y Electrometer de las Américas (para una partida).

El fallo se dio a conocer el 29 de mayo de 2017, después de posponerlo en dos ocasiones. Como en otras licitaciones, la propuesta de Protecsa Ingeniería fue rechazada por no cumplir con las pruebas técnicas.

 

A Industrias Unidas se le adjudicaron 29 de las 30 partidas para las que concursó, por lo que obtuvo un contrato por mil 555 millones 402 mil 326 pesos. Controles y Medidores Especializados ganó las 16 partidas en las que participó y consiguió un contrato por 693 millones 116 mil 309 pesos.

 

El concurso de 2017 tuvo una peculiaridad: Electrometer de las Américas ganó una partida. Logró ser proveedor de medidores de la CFE, después de intentarlo desde 2012. Se le asignó un contrato por 63 millones 856 mil 819 pesos, monto que no se compara con lo que ganaron las dos empresas vinculadas con Carlos Peralta, las cuales en conjunto recibieron de la CFE, por la adquisición de medidores, 2 mil 248 millones 518 mil 635 pesos. Esta cantidad representa el doble del presupuesto destinado al Hospital Infantil de México Federico Gómez en 2017 (1 mil 380 millones 741,978 pesos).

 

Desde 2013, año en que Controles y Medidores Especializados comenzó su historia en las licitaciones, esta empresa y IUSA han recibido contratos de la CFE por la adquisición de medidores que, en conjunto, suman poco más de 11 mil 833 millones de pesos.

 

MÁS NEGOCIOS A LA VISTA

“Inauguración de la central solar fotovoltaica “Don Alejo”, en enero de 2016

Credito: Presidencia

El 15 de enero de 2016 fue día de fiesta para el Grupo IUSA. El presidente Enrique Peña Nieto y su esposa Angélica Rivera inauguraron la fábrica de paneles solares IUSASOL y la primera etapa de la central solar fotovoltaica “Don Alejo”, ubicada en el complejo que el grupo tiene en Pastejé, muy cerca de Atlacomulco. Carlos Peralta y su pareja Mariana Tort también tuvieron como invitados, entre otros, al gobernador del Estado de México, Eruviel Ávila Villegas, y al entonces director General de la CFE, Enrique Ochoa Reza.

 

Carlos Peralta aseguró que “la central solar Don Alejo será la más grande de Latinoamérica y representará una inversión de 800 millones de dólares, que incrementará la capacidad instalada de generación renovable del país”. Además, como lo ha hecho en otras ocasiones, el empresario aplaudió la Reforma Energética realizada por Peña Nieto en 2013, la cual permite la inversión privada en la generación y distribución para suministrar electricidad a la población.

 

Gracias a esa reforma IUSASOL —la empresa del corporativo dedicada a la energía fotovoltaica— ya suministra la electricidad del alumbrado público del Municipio de Jocotitlán, Estado de México.

TEXTO: THELMA GÓMEZ DURÁN

UXD: MIRELLE MORA