En Tijuana, Baja California, el municipio con más alto número de contagios de Covid-19 en el país, funerarias se niegan a brindar servicios velatorios para personas que fallecieron víctimas del virus, porque –argumentan– no cuentan con el equipo necesario. 

Todavía hace una semana, la Funeraria Hernández en Tijuana aceptó realizar el levantamiento de dos cuerpos de personas que murieron por coronavirus. Sin embargo, las complicaciones que les trajo trasladar y velar los cuerpos con las medidas de seguridad implementadas por el gobierno federal los llevaron a adoptar una nueva política: no dan servicios para personas que murieron por Covid-19 o neumonía atípica. 

Carlos Muñoz, encargado de servicios de la funeraria, dijo a Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad que es muy “engorroso” el proceso para sacar los cuerpos de los hospitales y se necesitan insumos especiales, por eso adoptaron esta medida. 

Según la Guía de Manejo de Cadáveres por Covid-19, publicada por la Secretaría de Salud y que fue enviada a las funerarias de todo el país, éstas tienen que contar con equipo de protección personal, capacitación y condiciones de bioseguridad. Por ejemplo, la bolsa para traslado del cadáver debe introducirse en un féretro previa desinfección externa con solución con cloro, entre otras medidas que eviten riesgo para los empleados de las funerarias, la comunidad hospitalaria y familiares. 

La guía especifica que el personal que maneje los cadáveres deberá utilizar un equipo similar al del personal médico: guantes no estériles, mascarillas quirúrgicas, tapabocas N95, bata impermeable con manga larga y lentes protectores. El equipo está agotado y las funerarias compiten por él con el personal médico, que también tiene carencias. 

Tal es la demanda de equipos, que el pasado 14 de abril en la empresa Industrial Safety de México de Tijuana, que anunció que tendría insumos médicos, decenas de personas hicieron fila desde las 6 de la mañana para tratar de conseguir overoles, mascarillas y lentes. En las notas periodísticas aparecen profesionales médicos esperando horas para abastecerse de equipo. 

Baja California es el segundo estado con más muertes por Covid-19, hasta el miércoles 15 de abril había 57 fallecidos y 515 casos positivos.

MCCI contactó a nueve funerarias en Baja California, en siete de ellas informaron que no brindan servicios de velación y en su caso cremación de personas fallecidas a causa de Covid-19.

La Funeraria Aimar, que cuenta con su propio crematorio, no acepta velar a personas que fallecieron por coronavirus, y tampoco a los de neumonía atípica. 

La encargada del lugar, quien no quiso revelar su nombre, dijo que están esperando los insumos de protección para llevar a cabo los levantamientos ya que no cuentan con ellos. 

En la conferencia del 6 de abril el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell advirtió que ninguna funeraria podía negar el servicio a los familiares de los fallecidos por coronavirus. Según López-Gatell para ese día todas las agencias funerarias del país conocían los procedimientos para el manejo de cuerpos. MCCI constató que en Baja California no están siguiendo esta orden. 

“No quiero entrar en detalles, pero optamos por no tomar estos casos”, dice Ricardo Guerrero, empleado de la funeraria Nueva Jerusalén en Baja California, con más de 20 años operando. 

“Les decimos que se vayan porque no los podemos tomar. Y hay demasiada gente, pero no los estamos tomando”, cuenta. 

Las solicitudes de traslado de cuerpos y servicios funerarios se les han incrementado en un 20 por ciento en el mes de abril. 

Otra de las funerarias más antiguas de Baja California, Del Carmen, con más de 59 años de experiencia, tampoco acepta realizar el servicio porque no cuentan con los insumos.

“No tenemos el equipo necesario para manejar esa clase de casos”, admite el trabajador del mostrador que atiende el teléfono. 

Francisco, encargado de la Funeraria San Francisco en Tijuana, dice que por política de la empresa no velarán ni cremarán cuerpos de personas fallecidas por coronavirus ya “que es mucho requisito”. 

Precios al alza

La Funeraria Domus sí recibe cuerpos de personas que fallecieron por Covid-19 o neumonía atípica, pero los precios han subido. 

Josefina, empleada de la funeraria dice que han tenido que comprar trajes blancos especiales y lentes, entre otros insumos para evitar que el personal se contagie. 

Ella recibe los certificados médicos y si la muerte es por Covid-19 ofrece un paquete especial por todas las medidas que hay que tomar. Dice que en el mes de abril han incrementado sus servicios en un 25 por ciento. 

Antes de la pandemia la cremación tenía un costo de 14 mil pesos y hoy cuesta 25 mil. Explica que ese incremento es porque los proveedores de insumos funerarios también han subido los precios. 

En esta funeraria en el velorio sólo dos personas pueden acompañar el cuerpo durante tres horas, y el féretro debe estar siempre cerrado. 

“(Los familiares) Vienen y se desquitan con uno, pero yo los entiendo porque cada quién en su dolor. Pero en determinado momento no tenemos la culpa”, dice. 

Mientras tanto cadenas como grupo Gayosso ofrecen paquetes especiales de velación de fallecidos por Covid-19 en Baja California. El servicio tiene un costo de 71 mil 250 pesos e incluye ataúd hermético que permite velar. 

“Tenemos por parte de salubridad un permiso que nos está dando para velar de 7 a 11 de la noche, son dos tres horitas para despedirse. No se va abrir el ataúd y vamos a colocar unas vallas para que no puedan tocarlo, pero sí podrán estar en la sala diez personas y pudiera ser rotativo”, dice Patricia Liz, empleada de Gayosso en Baja California. 

El paquete de esta funeraria incluye tres coronas, una foto amplificada del familiar que murió de coronavirus, dice que pueden llevar collages, recortes, fotos familiares. 

“Lo montamos bien bonito, como no vamos a poder verlo”, dice, “nosotros homenajeamos lo que es la vida”. 

Debido a que los casos de Covid-19 van directo de los hospitales a las funerarias, el Servicio Médico Forense no está saturado, y según el director en Baja California, César Rodríguez Vaca, siguen recibiendo 30 cuerpos por día. 

Rodríguez Vaca dijo que solo han recogido cinco cuerpos de indigentes en Tijuana y Mexicali que creen pudieron haber fallecido de coronavirus. 

En esos casos, donde se sospecha que murieron por coronavirus, no se están llevando a cabo necropsias para evitar contagios entre el personal de la institución.