Lorem ipsum dolor sit amet consectetur adipiscing elit arcu

Crece el misterio de la relación de López Casarín con la cancillería

Primero, el año pasado periodistas de The New York Times revelaron que este personaje es la mano derecha del canciller mexicano en negociaciones migratorias con EEUU. Luego, el domingo pasado la revista Proceso lo bautizó como “el poder fáctico” dentro de la cancillería. Ahora, en esta entrega se revela que la Secretaría de Relaciones Exteriores emitió pagos mensuales a su nombre como “servidor público” por más de cien mil pesos. Y también se da a conocer que es el organizador de eventos con patrocinio oficial para promover a la Ciudad de México donde Marcelo Ebrard es invitado estelar. 

Estamos hablando de Javier López Casarín, que tiene todos estos señalamientos a pesar de que él asegura que no forma “parte de ningún poder formal o fáctico dentro de la secretaría de Relaciones Exteriores”.   

POR ALEJANDRA BARRIGUETE

MEXICANOS CONTRA LA CORRUPCIÓN Y LA IMPUNIDAD


Fotografía de portada: Lourdes Mendoza (@lumendoz)

Javier López Casarín, el empresario cercano al canciller Marcelo Ebrard Casaubon, que ha sido señalado como su operador sin cargo, recibió cheques por un total de 159 mil pesos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, según pudo comprobar Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad.

Uno de esos cheques está fechado el 14 de diciembre de 2018, apenas dos semanas después de arrancado el actual gobierno. Se trata del cheque 108501, del banco HSBC por un total de 56 mil 931 pesos con 85 centavos. 

Los otros dos cheques fueron correspondientes a las dos quincenas de enero, por un total de 102,090 pesos con 17 centavos.

La existencia de estos cheques, que luego la cancillería pidió que fueran cancelados, abre nuevas interrogantes sobre la naturaleza de la relación de López Casarín con la Secretaría de Relaciones Exteriores de Marcelo Ebrard. 

Además, el nombre de López Casarín aparece en una base de datos oficial de “remuneraciones bruta y neta de los servidores públicos de la SRE” correspondiente al periodo enero-marzo 2019 y publicada por la Dirección General del Servicio Exterior y de Recursos Humanos.  

Consultados al respecto, la cancillería y el empresario reconocieron que se emitieron cheques, pero señalaron que nunca se cobraron, e incluso aseguran que se cancelaron. Roberto Velasco mostró dos oficios fechados el 29 de enero del 2019 en donde se pide cancelar los tres documentos bancarios emitidos a favor de López Casarín.  



Y sobre la base de datos oficial de la SRE donde el empresario aparece en las  Remuneraciones bruta y neta de los servidores públicos enero-marzo 2019 de esa dependencia, Velasco señaló que se trataba de un error, y mostró un oficio fechado en junio en donde se pide que “se corrijan en las diversas plataformas los registros alusivos” a López Casarían pues “no se materializó su alta”. Hasta ayer viernes 17 de enero de 2020, su nombre seguía ahí.

López Casarín dijo a Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad que el canciller le ofreció un puesto de director general en diciembre de 2018, cuando comenzaba el actual gobierno y lo aceptó, pero al momento de ver el formato de declaración patrimonial prefirió rechazarlo.

“Cuando veo yo que tengo que tener la 3 de 3, yo tuve un incidente de seguridad hace muchos años, y es que por eso digo ‘no me interesa’ porque yo pensé que esto iba a ser únicamente primero optativo y segundo que iba a ser un tema de ciertos mandos. Por eso es que nunca se termina, porque nunca se da de alta”, dijo López Casarín vía telefónica.

Aunque asegura en la entrevista que rechazó el cargo solo un día después de haberlo aceptado, López Casarín reconoció el pago de quincena y media. “Nunca fui funcionario público porque nunca cobré, y efectivamente salió una quincena y media (sic), esos cheques se regresaron”, dijo. Eso habría sido en diciembre de 2018, fecha del primer cheque, sin embargo la carta mediante la que rechaza el cargo está fechada hasta el 22 de enero de 2019.

Después de que dejó el puesto, en octubre pasado López Casarín fue designado  presidente del Consejo Técnico, Académico y Científico del Consejo Consultivo de la Agencia Mexicana de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AMEXCID), un cargo honorario en la órbita de la SRE que dura un año. 

La AMEXCID es un órgano desconcentrado de la cancillería que brinda apoyo y financiamiento a países en vías de desarrollo mediante alianzas con el sector privado, académico, sociedad civil y otros gobiernos. 

El Consejo Consultivo tiene como función dar a la agencia o a otras instituciones de gobierno recomendaciones sobre qué proyectos de cooperación para el desarrollo financiar. De acuerdo con una carta enviada en octubre por la Secretaría al portal de noticias Animal Político, el consejo consultivo que preside López Casarín está encargado de organizar el Foro de Ciencia y Tecnología en la Sociedad, una iniciativa japonesa que se llevará a cabo en México en marzo de este año. 

Fuera de la esfera pública, el empresario López Casarín también organiza foros y congresos. Es director y fundador del Grupo Reinventando a México, que según su propio sitio web se dedicada a asesorar, investigar y crear soluciones y proyectos innovadores para el sector público y privado. El Grupo tiene una fundación del mismo nombre. Desde ahí López Casarín organiza eventos con ponentes internacionales. El año pasado, al menos dos de ellos recibieron recursos del Fondo Mixto de Promoción Turística de la Ciudad de México. Ebrard asistió a dos congresos de su asesor.



En la edición del domingo 12 de enero, la revista Proceso publicó que López Casarín ejerce un poder fáctico dentro de Cancillería sin tener un cargo. La revista retomó un asunto que hace un año ya había ventilado la periodista Martha Anaya en su columna de El Heraldo: que López Casarín tuvo el encargo del canciller de instalar una oficina alterna de la Secretaría en Washington. 

Y en octubre pasado el empresario estuvo de nuevo en los medios cuando Animal Político retomó el libro Border Wars: Inside Trump’s Assault on Immigration, en el que los autores Julie Hirschfeld y Michael D. Shear señalan a López Casarín como el brazo derecho del canciller Ebrard durante la negociación del acuerdo migratorio entre México y Estados Unidos, donde se llegó al compromiso de que México recibiría a los migrantes solicitantes de asilo en Estados Unidos mientras esperan su audiencia con un juez estadunidense. 

Según los autores, periodistas del diario The New York Times, fue él quien como asesor externo negoció por parte del gobierno de México el acuerdo migratorio entre ambos países. López Casarín no habría tenido atribuciones legales para hacerlo. 

La Secretaría de Relaciones Exteriores aseguró en carta a Animal Político que López Casarín no tomó ninguna decisión, pero no dijo que había sido invitado a ser funcionario de la cancillería. Proceso publicó este mes la imagen del pasaporte diplomático que tuvo López Casarín de enero a marzo del 2019, mismo que justificó a MCCI porque acompañó la compra de pipas realizada en febrero del 2019 por el canciller. 

“Acompañé al canciller (a Estados Unidos) por la compra de pipas, fue justamente por eso, para que no quedara en un conflicto de interés y que si yo hubiera tenido un acompañamiento del canciller no fuera a malinterpretarse y fue únicamente esa la razón”, dijo en entrevista.

Organiza foros donde luce Ebrard

En 2019, la fundación que preside López Casarín realizó tres foros de entre 100 y 350 personas con ponentes internacionales, dos de ellos beneficiados con recursos de la ciudad de México. 

Para el Common Action Forum, conferencias sobre innovación realizado el 14 de octubre pasado, el Fondo Mixto de Promoción Turística de la Ciudad de México puso 900 mil pesos para la “promoción y difusión de la Ciudad de México y la marca CDMX como destino de reuniones”, de acuerdo con el contrato de prestación de servicios al que tuvo acceso Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI).



Los 900 mil pesos no fueron directamente del Fondo Mixto de Promoción Turística capitalino a la fundación de López Casarín. El Fondo otorgó el contrato por adjudicación directa a Asesores Integrales de Negocios Globales Brabo S.A. de C.V., una empresa que según el mismo contrato se dedica a la organización de eventos. 

El contrato de fecha 11 de octubre de 2019 establece que Negocios Globales Brabo “prestará el servicio de Promoción, Difusión de la Ciudad de México y la marca CDMX, como destino de reuniones en el marco del evento denominado Common Action Forum (CAF) a celebrarse en la Ciudad de México el 14 de octubre de 2019”.



López Casarín dijo a MCCI que recibir dinero para el evento no es malo. 

“Eso no tiene absolutamente nada de malo, no sé qué tendría eso que ver en un artículo de contra la corrupción cuando algo ha sido transparente, ha sido claro, se ha cumplido con los requisitos”, dijo.

La presencia del Canciller Ebrard es recurrente en los eventos de López Casarín, salvo este foro en el que aunque había sido anunciado como ponente en la apertura, ese día López Casarín dijo que el canciller no podría estar por motivos personales. Un día antes había fallecido el padre del secretario. 

La  titular del Fondo Mixto de Promoción Turística de la Ciudad, Paola Félix participó en una sesión de fuga de capitales. También estuvo ahí el secretario de turismo de la ciudad, Carlos Mackinlay. 

A finales de 2019  López Casarín organizó el evento 6 Degrees, un encuentro sobre  inclusión. El foro al que asistieron unas 350 personas se realizó el 11 de noviembre en el patio del Museo de Arte Popular de 9 de la mañana a 6 de la tarde. 



En respuesta a una solicitud de transparencia, el museo informó que recibió una petición por parte del Fondo Mixto de Promoción Turística para prestar -sin costo alguno-  las instalaciones para el congreso de la fundación que preside López Casarín.



Respuesta del Museo de Arte Popular a una petición de información sobre el préstamo del recinto a la Fundación Reinventando a México.

Además, a la fundación de López Casarín le habrían dado un trato especial. Urania Núñez, coordinadora de servicios al público del museo dijo a MCCI vía telefónica que el arrendamiento del patio del museo tiene un costo de 80 mil pesos, pero que no se renta durante el día, solo a partir de las 6 de la tarde.

De acuerdo con Núñez solo por petición del gobierno de la Ciudad se puede utilizar el espacio durante el día para eventos públicos. 

“Hay eventos durante el día pero los piden a través del gobierno la Ciudad de México, o sea no es que nosotros lo rentemos, no podemos, nuestra normatividad así lo exige, pero si dice el secretario de Cultura que lo tenemos que hacer, pues lo hacemos ¿verdad?”, dijo la funcionaria.

“Y esos eventos los pago yo, todo lo pago yo y ¿qué es lo que he buscado? Yo busco que pueda haber donativos, como tú sabes, como fundación yo puedo emitir una deducibilidad”, dice López Casarín, que reconoció que no pagó por el uso del espacio.  

López Casarín insistió que él financió el congreso y que se acercó a las autoridades como cualquier ciudadano para la solicitar el recinto. 

“Yo me acerco a la autoridad como cualquier persona. Lo haría para ver si se puede ayudar para gestionar esto pero (…) ese evento terminó costando un dineral y solo consigo un patrocinio que me ayuda a disminuir la carga en un 30 por ciento. No tiene nada de malo que tú te acerques a pedir patrocinios ¿por qué? Todo el país está rodeado de búsqueda de patrocinios. Así es esto y más cuando es un evento para promocionar al país”, dijo. 

6 Degrees se llevó a cabo el 11 de noviembre, mientras el canciller estaba en el ojo público luego de que se anunció que México daría asilo político al expresidente de Bolivia, Evo Morales. Una vez más, en la inauguración, López Casarín agradeció al canciller por todo su apoyo aunque no hubiera podido asistir.

Pero aunque Ebrard no aparecía en la lista de panelistas, a media mañana de ese día llegó al recinto. López Casarín no desaprovechó la oportunidad y le abrió el micrófono para que dijera unas palabras y le agradeció por estar ahí a pesar del complicado momento que se vivía en el país. 

Ebrard dio la bienvenida a los asistentes de Canadá, ya que el evento se hizo en conjunto con el Institute of Canadian Citizenship. “Se preguntarán qué tiene que hacer un secretario de Relaciones Exteriores en un evento de esta naturaleza y ojalá estuviéramos más seguido en este tipo de diálogos”, dijo Ebrard. 

Aprovechó para recordar los logros en materia de inclusión durante su sexenio como jefe de gobierno. “El cambio más importante que hubo en la Ciudad de México, el cambio más relevante más allá de constituciones y etcétera fue la transformación cultural. El día que dijimos nadie será perseguido en la Ciudad de México por sus preferencias sexuales y no solo eso, hay que garantizarles sus derechos, nada de que una unión, se llama matrimonio”.

Luego de estar ahí unos 40 minutos, Ebrard se despidió con un abrazo de López Casarín diciendo: “Javi, gracias por todo, suerte”. 

El primer evento que la fundación de López Casarín hizo en 2019 fue What Design Can Do Mexico City un foro sobre diseño en el Frontón México que se inauguró en la sala principal y el vestíbulo del Palacio de Bellas Artes -espacio por el cual la fundación pagó 228 mil 913 pesos a través de la empresa de organización de eventos Cinética Producciones S.A. de C.V., propiedad de Grupo Cinco M Dos. Ebrard asistió a la inauguración acompañado de su esposa.  No hay registro de que la fundación hubiera recibido recursos públicos para este evento. 



El empresario y la cárcel

En julio de 2016, López Casarín fue arrestado y trasladado al penal de Topo Chico, en Nuevo León, donde según notas periodísticas pasó cerca de 24 horas acusado de fraude por 65 millones de pesos. Su empresa Soluciones y Programas Integrales SPI S.A. de C.V. vendió seguros de vida presuntamente falsos a maestros de la sección 50 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación en Nuevo León. 

López Casarín no fue vinculado a proceso pues no se acreditó que tuviera un vínculo con el líder de la sección ni que su participación fuera con dolo. El empresario argumenta, por su parte, que nunca estuvo en la cárcel, que solo fue a una comparecencia y que únicamente estaba acusado por una irregularidad de 56 mil pesos. 

La misma empresa de López Casarín tuvo un contrato en Baja California con el gobierno de Francisco “Kiko” Vega en 2014 por 180 millones de pesos para el programa social “De La Mano Contigo” en el que SPI entregaría los tarjetones a los afiliados al programa. 

En 2015, el Órgano de Fiscalización Superior del Estado de Baja California emitió una opinión de que el contrato se debió licitar y no entregar por adjudicación directa ya que excedía el monto para ser otorgado sin licitación.

SPI se creó con un capital social de 50 mil pesos que en 2014 aumentó a 14 millones de pesos. 



A pesar de los escándalos que envolvieron a SPI y a López Casarín en el pasado, en enero de 2019, el gobierno de Baja California le renovó el contrato para el programa “De la Mano Contigo”, una vez más sin licitación, esto a solicitud de la entonces oficial mayor del estado, Loreto Quintero. La funcionaria  pidió en la solicitud que no hubiera licitación argumentando que esta era la única empresa en el mercado que tenía, entre otras cosas, consolidación en el mercado y los derechos exclusivos.  



El contrato se otorgó por 10 meses con un valor de 87.4 millones de pesos, según el acta de sesión extraordinaria del Comité de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios Profesionales del Poder Ejecutivo del Estado de Baja California en posesión de MCCI. 

López Casarín es también dueño de otras dos empresas. Focim Construye S.A.P.I. de C.V., una constructora que desde 2015 ha recibido contratos para la realización de obra pública en el estado de Morelos y de la Ciudad de México, aunque ninguna de estas con el gobierno actual.



Otra de sus empresas llamada Hoytutierra S.A. de C.V. fue creada en 2015 y tiene como socio y presidente a Carlos Alberto Raphael de la Madrid y como tesorero a Israel Arias Dávila, quienes a su vez son presidente y secretario de Maemco LTD., una empresa que aparece en Bahama Leaks, un reportaje de MCCI que retrata a los 432 mexicanos que tienen empresas registradas en este paraíso fiscal. 



Respuesta de la Secretaría de Relaciones Exteriores


Respuesta de Javier J. López Casarín

25 días después de publicado este reportaje, el señor López Casarín pidió que se incluyera esta carta en el reportaje: