En la Ciudad de México hay al menos 4 mil 577 actas de defunción en las que se asienta que la causa confirmada o probable de esas muertes fue Covid-19, una cifra tres veces más alta a la que ha reportado el gobierno capitalino. 

Esos 4,577 fallecimientos corresponden al periodo de 18 de marzo al 12 de mayo. Y en 3,209 de esas actas se incluye a Covid como sospecha o probable causa de defunción. En 323 se consigna que es Covid confirmado. Y en alrededor de un millar dice Covid, o coronavirus o Sars Cov 2.

Para el 12 de mayo el gobierno de la Ciudad de México informaba que hasta ese momento había 937 defunciones por Covid-19, y el gobierno federal en su portal coronavirus.gob.mx reportaba 123 fallecimientos sospechosos de coronavirus en la capital. La diferencia entre lo que asientan 4,577 actas de defunción hasta esa misma fecha habla de otra realidad: habría hasta tres veces más muertes en las que hubo sospecha o confirmación de Covid-19.

Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) tuvo acceso a una base de datos de 4 mil 577 folios de actas de defunción registradas en siete juzgados de la Ciudad de México entre el 17 de marzo y el 12 de mayo del 2020. Según esa base de datos, en todas las actas aparece en la descripción de causa de muerte coronavirus, en distintas formas como: SARS COV2, COV, Covid 19, nuevo coronavirus, coronavirus o NCOV para describir al virus. 

En 3 mil 209 de esas actas aparece Covid-19 como posible causa de defunción, además de algún otro padecimiento como neumonía, insuficiencia respiratoria, choque séptico o falla orgánica múltiple. La redacción varía en las actas, pero todas incluyen las palabras “probable”, “posible” o “sospechoso” de coronavirus. 

Otras 323 actas dan por confirmado el virus entre las causas de muerte y mil 045 actas más solo describen el virus como una causa de defunción, sin especificar si es sospechoso o confirmado. 

De las 3 mil 209 actas de fallecidos con sospecha de coronavirus, el 45 por ciento indica además alguna enfermedad de alto riesgo para pacientes con Covid: hipertensión, diabetes, obesidad, asma o EPOC. 

Más de la mitad de los fallecimientos asentados en la base de datos con sospecha de Covid-19 son de personas entre 50 y 70 años.

El 28 de abril, el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud Hugo López- Gatell dijo que cualquier paciente diagnosticado con neumonía o neumonía atípica debe ser considerado como Covid-19, hasta que se realice una prueba o dictamen médico. 

“Durante una epidemia como esta, en donde tenemos además 50 por ciento, como lo relatamos anoche y hoy en la mañana, de personas con este síndrome positivas al virus SARS-CoV-2 cuando se hace la prueba de laboratorio, debemos asumir que toda neumonitis, toda neumonía, toda neumonía atípica es Covid, a menos que se muestre lo contrario”, dijo.

El pasado 8 de mayo, el diario The New York Times publicó un reportaje donde según un análisis realizado por el medio la cifra de personas que pudieron haber muerto por Covid-19 en la Ciudad de México es más de tres veces la que muestran las cifras federales: 2500 muertes con sospecha o confirmación de Covid hasta ese momento, cuando el gobierno capitalino reportaba 700 en toda la zona metropolitana. Ese mismo día, otra nota de The Wall Street Journal indicaba que de una revisión de 105 certificados médicos presentados ante oficinas del Registro Civil de la Ciudad de México en cuatro días de finales abril, encontraron 64 certificados cuya causa de muerte era alguna enfermedad respiratoria aguda como neumonía atípica. De esos 64, en 52 certificados el médico agregó la descripción “sospecha de Covid-19” o “probable Covid-19” y sólo en cuatro “Covid confirmado”. Ahora, MCCI presenta imágenes de un puñado de las cientos de actas que fueron cotejadas en línea y que, en el mismo sentido que lo dijo la prensa extranjera, muestran la existencia de un subregistro de casos.

Y es que después de varios cuestionamientos públicos de medios e instituciones nacionales e internacionales sobre los métodos para reportar el número de fallecidos por Covid, el 8 de mayo López-Gatell aceptó en un video que existía un subregistro de personas que fallecen con síntomas de Covid-19, debido a que no se les aplicó la prueba diagnóstica.

«Se podrían tomar las muestras correspondientes aun después de la muerte, pero esto raramente ocurre y entonces tenemos personas que, muy desafortunadamente pierden la vida y han tenido las condiciones clínicas sugerentes de Covid pero no quedan registradas como Covid porque no tienen una demostración por laboratorio», señaló López- Gatell. 

Para validar la base de datos a la que se tuvo acceso, MCCI tomó una muestra integrada por 345 folios y verificó que las causas de muerte ahí descritas coincidieran exactamente con las que aparecen en las actas que se pueden consultar en el sitio de la Dirección General del Registro Civil de la Ciudad de México. Es decir, con ayuda de herramientas de procesamiento de información, se eligieron aleatoriamente tres centenares de folios y a través de la página web ya citada se obtuvo el acta de defunción correspondiente, en donde aparecen las causas de fallecimiento que reportó el médico en el certificado de defunción. 

De las 345 actas revisadas por MCCI, 343 de las actas coinciden en cada uno de los rubros con la base de datos a la que se tuvo acceso. Solo dos folios de actas de defunción no existen. O sea que el margen de error es de menos del 1 por ciento.

El pasado 13 de mayo el Comité Estatal de Vigilancia Epidemiológica de la Ciudad de México acordó la creación de la Comisión Científico Técnica para el Análisis de la Mortalidad por Covid-19, encabezada por epidemiólogos que revisarán los casos de defunciones sospechosas por Covid. 

“Hay más decesos de los que reporta diario el Gobierno de México. Para saber si fue por el virus u otras razones, un comité científico es lo que debe establecerlo”, dijo un día después la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum. 

Este lunes MCCI solicitó una postura al Gobierno de la Ciudad de México sobre las actas de defunción revisadas para este reportaje. Un vocero dijo que no tenían más comentario, y que ese tema de las actas sería revisado por la Comisión Científica instalada por la jefa de gobierno hace una semana.  


NOTA METODOLÓGICA

Procesamiento de datos realizado por la Unidad de Investigación Aplicada de MCCI

La base de datos original a la que se tuvo acceso contenía en total 4,579 observaciones. Se realizó una limpieza de ésta para comprobar que todos los registros se trataran de casos confirmados o sospechosos de Covid-19; después de esta limpieza, la base de datos con la que se trabajó consistía de un total de 4,577. El periodo de registro de esta información va del 18 de marzo al 12 de mayo de 2020.

Con el objetivo de comprobar que los datos recibidos eran reales, se realizó una revisión manual de una muestra de 345 actas. La muestra se compuso de tres partes: un tercio corresponde al juzgado con más actas registradas; un tercio, al segundo juzgado con más actas registradas; el último tercio se dividió entre todos los demás juzgados. La selección de las actas se realizó de forma aleatoria con el programa de análisis estadístico R. Este ejercicio se llevó a cabo con el único objetivo de corroborar que se trataba de actas reales. En la revisión manual realizada solo se detectaron dos números de acta que no fueron encontrados por el sistema. En este sentido, la fiabilidad de la base de datos quedó comprobada.

La clasificación de las actas como “confirmado” y “sospechoso” se llevó a cabo por medio de una búsqueda de raíces léxicas relacionadas a ambos términos en las razones de defunción de la base. Los casos que no aparecía ninguna palabra relacionada se clasificaron como “No especificados”. 

Para realizar las comparaciones entre la base de datos relacionada con las actas de defunción de la Ciudad de México y la información pública, se analizó la base “Información referente a casos COVID-19 en México” publicada en el portal www.datos.gob.mx. Con el objetivo de hacer comparaciones precisas, se realizó una limpieza de tal forma que sólo la información relacionada con casos confirmados o pendientes de resultado (sospechosos, de acuerdo con la definición de la Secretaría de Salud), registrados en la Ciudad de México hasta el 12 de mayo de 2020 fueron tomados en cuenta para el análisis.

El código y las bases de datos anonimizadas utilizadas para realizar este análisis puede ser consultado en este enlace.