Este miércoles Caminos y Puentes Federales informó que presentó una denuncia de hechos para que se investiguen los hallazgos de la investigación periodística de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad, que reveló que en esa dependencia hay una red de tráfico de información que involucra al menos 770 millones de pesos en obras.

 

Caminos y Puentes Federales (CAPUFE) anunció anoche que interpuso una denuncia de hechos ante la Procuraduría General de la República (PGR) y el Órgano interno de control de la Secretaría de la Función Pública (SFP). Ese recurso legal se da en respuesta al reportaje de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), publicado el martes, donde se revela que en la dependencia que administra carreteras opera una red que trafica con información de contratos.

 

“Este miércoles 3 de mayo Caminos y Puentes Federales presentó una denuncia de hechos ante la Procuraduría General de la República y del Órgano Interno de Control de la Secretaría de la Función Pública del organismo.

 

“Esta denuncia se deriva de los dichos contenidos en una investigación periodística realizada por el reportero Raúl Olmos para la Asociación Civil Mexicanos Contra la Corrupción.

 

“En ella se afirma que empresas nacionales se han beneficiado al obtener contratos debido a filtraciones ilegales de información”, señala el boletín 013 de CAPUFE.

 

MCCI publicó el martes por la noche una investigación donde se dio a conocer que el número dos de la dependencia federal, Mauricio Sánchez Woodworth, encabeza una red que filtra a contratistas información (costos y especificaciones detalladas) sobre licitaciones de obras para CAPUFE.

 

El reportaje logró acreditar que al menos seis empresas se han beneficiado de ese esquema, mismas que obtuvieron contratos de CAPUFE por 770 millones de pesos.

 

Más de 24 horas después de haberse publicado el reportaje, las autoridades de CAPUFE emitieron un escueto boletín en el que informan de la denuncia de hechos que dicen haber levantado ante PGR y SFP.

 

Cabe destacar que esa denuncia fue presentada hasta ahora, a pesar de que Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad había buscado hace cinco semanas a CAPUFE para solicitar una entrevista sobre los hallazgos de la investigación periodística que entonces estaba en curso.

 

En esa ocasión, y a petición de la dirección de comunicación social de CAPUFE, MCCI envió un cuestionario a Mauricio Sánchez Woodworth, que ocupa el cargo de director de Infraestructura. En el cuestionario se le pidieron detalles acerca de la red de tráfico de información y el papel que jugaba en el mismo tanto su cuñada Estela Vega Montaño (a cuyo correo electrónico Sánchez Woodworth enviaba los datos para los contratistas), como el líder sindical Marco Antonio Reyes Saldívar, quien estaría involucrado en el cobro de las comisiones por la información recibida. Sánchez Woodworth nunca contestó la petición de MCCI.

 

Todo lo anterior ocurrió el 21 de marzo de este año. El cuestionario fue enviado por escrito a la dirección de correo [email protected], misma que fue proporcionada por CAPUFE cuando se le hizo la solicitud de entrevista.

 

El cuestionario se reproduce íntegro al final de la presente nota y ni Mauricio Sánchez Woodworth, ni otros directivos de CAPUFE respondieron en ese entonces a los cuestionamientos.

 

En su boletín de ayer, la dependencia no informó si en lo que se desahogan las denuncias procederá a suspender de sus funciones a Sánchez Woodworth, brazo derecho de Benito Neme, director de CAPUFE y quien presume una gran cercanía con el presidente Enrique Peña Nieto.

 

En el comunicado únicamente se informa del proceso que se realizó ante las autoridades federales. Incluso en los últimos párrafos se defienden los procesos en los que llevó a cabo las licitaciones y argumentan que ninguno de los participantes se inconformó con el procedimiento o con el resultado.

 

CAPUFE también señala que los contratos a los que se hace referencia en la investigación ya fueron auditados y que otros más se encuentran en similar proceso durante las revisiones que se efectúan este año.

 

En la comunicación oficial, no se menciona nada relacionado con el documento secreto de Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (Banobras) filtrado por Sánchez Woodworth y dado a conocer en la investiación periodística que lleva por nombre Capufeleaks. Se trata de 31 páginas que contienen la relación de todas las obras que se licitarían en 2016, con montos máximos y especificaciones. En la carátula de ese oficio, dirigido a Sánchez Woodworth, claramente se advierte que es información clasificada y que deberá permanecer así durante doce años.

 

MCCI acreditó que tras haber recibido información privilegiada, al menos seis empresas que participaron en licitaciones se quedaron con las obras a pesar de haber hecho ofertas más caras (prácticamente el doble de precio) que sus competidores.

 

El reportaje dejaba en claro que la red de tráfico de infomación seguía funcionando al menos hasta marzo pasado.

 

Mexicanos Contra la Corrupción solicitó este miércoles a la Función Pública y a Banobras una postura sobre el reportaje sin obtener respuesta.

 

A continuación el cuestionario que sigue sin ser contestado por CAPUFE, su director Benito Neme, su director de Infraestructura, sus contralores o sus voceros:

 

Marzo 31 de 2017

 

Señor Mauricio Sánchez Woodworth:

 

Le escribimos desde la unidad de investigación periodística de la organización Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad. El motivo de este mensaje es solicitarle que responda este cuestionario, sobre una investigación que estamos por publicar.

 

Tuvimos acceso a una cadena de correos electrónicos, en los que se comparte información reservada de CAPUFE con su cuñada Estela Vega Montaño y con el líder sindical Marco Antonio Reyes Saldívar.

 

Esa información, que en algunos casos debería estar reservada hasta por 12 años, se ha compartido a constructores, para otorgarles ventaja en licitaciones, de acuerdo con los mensajes contenidos en la cadena de correos electrónicos.

 

Le solicito que responda estas preguntas:

 

¿Cuál es su relación con Estela Vega Montaño y con Marco Antonio Reyes Saldívar?

 

¿Por qué salió de CAPUFE información reservada a la que sólo usted tenía acceso, como un documento confidencial sobre el programa de licitaciones del año 2016, y que circuló entre constructores que aspiran a obtener contratos?

 

¿Cuál es su relación con los empresarios de Construcciones y Desarrollos Acre, Jade Proveedores y Desarrollos Tecnológicos del Noroeste, que recibieron información privilegiada de CAPUFE que les permitió ganar contratos?

 

¿Por qué accedió usted a compartir información reservada de CAPUFE?

 

¿A cambio de qué se compartió esa información a constructores?

 

¿Qué papel juega Estela Vega Montaño en CAPUFE?

 

¿Estuvo enterado el director de CAPUFE, Benito Neme, de este tráfico de información reservada?

 

Durante meses hemos verificado la información contenida en estos correos, por lo que le pedimos conceder esta entrevista por escrito a la brevedad, ya que publicaremos el reportaje hoy mismo en televisión.

 

Le agradezco su atención y quedo en espera de su respuesta.

 

Atentamente

 

Raúl Olmos

Daniel Lizárraga

 

Periodistas