El director de la filial colombiana del Fondo de Cultura Económica ha estado involucrado en episodios de abuso de poder, conflictos de interés y conductas que podrían ser investigadas tanto en México como en Colombia.

Nahum Montt, quien fue nombrado por el actual director del FCE, Paco Ignacio Taibo II para dirigir la editorial en Colombia, donde también hay una librería de la casa editora, entregó contratos a tres empresas de su hijo, se hizo un autopréstamo e hizo gastos personales con cargo a la paraestatal por hasta 5 mil dólares mensuales.

En los últimos meses las empresas del hijo de Montt cobraron alrededor de 1 millón de pesos mensuales por contratos con la editorial mexicana.

Taibo II está enterado desde diciembre pasado y decidió dejar en el cargo a Montt.

Con base en el testimonio de una decena de fuentes y de una amplia documentación, La Liga Contra el Silencio (Colombia) y Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) reconstruyen este caso.

El 4 de abril de 2019, el Fondo de Cultura Económica anunció la llegada del escritor Nahum Montt a la dirección de su filial en Bogotá. 

El comunicado del FCE Colombia, que anunciaba la designación de Montt, decía que la decisión formaba parte de un “cambio radical” y que era una de las reformas del nuevo director general en México, el escritor Paco Ignacio Taibo II.

Montt tenía credenciales para el puesto: fue docente de Literatura en la Universidad Externado, coordinó el área de Literatura del Ministerio de Cultura y dirigió la Red Nacional de Talleres de Escritura Creativa, además de haber escrito cuatro novelas.

“El Fondo es como un rey que se paseaba desnudo y nadie se atrevía a decirlo”, le dijo Taibo a El País el día después de posicionarse. Sostuvo que había encontrado “cargos que ganaban dineros insospechados por hacer trabajos insospechados” y que su misión sería cortar de tajo las malas costumbres. “Vamos a limpiar la casa con machete”, aseguró.

Una investigación periodística, soportada en múltiples documentos, nueve testimonios (cuyos nombres fueron cambiados para proteger la identidad de los denunciantes) y otras fuentes que entregaron información, pudo establecer que Montt firmó contratos millonarios entre el FCE y tres sociedades sin trayectoria a las que su hijo estaba vinculado; recibió una queja ante el Ministerio de Trabajo por un presunto despido colectivo, e incurrió en el uso irregular de la tarjeta de crédito corporativa. 

Al menos desde diciembre de 2019, Taibo ha estado al tanto de lo que viene ocurriendo en la sede colombiana, pero hasta ahora ha optado por dejar en el cargo al escritor.

Taibo, quien habló por primera vez sobre el caso para este reportaje, reconoció que en la filial colombiana habían ocurrido «fenómenos, sino de corrupción, de administración incorrecta», y están esperando a salir de la pandemia de la Covid-19 antes de definir el futuro de Montt en el Fondo. «La corrupción no es lo mío y donde la encuentro, corto cabezas».

Nahum Montt, fotografía del diario El Tiempo.

Una asesoría millonaria

El mismo día en que el FCE anunció a Nahum Montt como director, en Bogotá se creó la sociedad Muysua SAS que, según sus estatutos, tenía como objeto “prestar asesorías y consultorías de cualquier tipo a sociedades colombianas o extranjeras” y “administrar por cuenta propia o ajena toda clase de bienes muebles o inmuebles”. Cuatro accionistas se dividían las acciones: Maryoiry Ávila (40%), Germán Montt (40%), Angélica Bermúdez (10%) y Carlos Gómez (10%).

Germán, hijo de Nahum Montt, es ingeniero electrónico de la Universidad Javeriana de Bogotá y máster en negocios de la Universidad San Pablo de España. Hasta entonces había trabajado en el área informática de algunas empresas –ninguna del sector editorial. La Liga Contra El Silencio buscó a Montt hijo para conocer su versión de los hechos, pero dijo que no daría declaraciones.

El 15 de abril de 2019, apenas nueve días después de ser constituida, la empresa suscribió un contrato de prestación de servicios con el FCE. El documento lo firmaron Nahum Montt, en nombre de la editorial, y Maryoiry Ávila, representante legal de Muysua SAS. Según el contrato, esta empresa se encargaría de diseñar y brindar para el FCE un “modelo de rentabilización de negocio” a cambio de 216 millones de pesos colombianos –323 mil 815 pesos mexicanos—, pagados en cuotas mensuales durante el transcurso de un año.

Según Nahum Montt, quien habló con La Liga para este reportaje, el FCE contrató a Muysua para hacerle una «reestructuración» a la filial colombiana. Dijo que la administración anterior le había entregado la editorial en un estado financiero que «no era viable» y que por eso recurrió a «una empresa que se especializa en salvar empresas en crisis». 

Álvaro Velarca, que dirigió el FCE Colombia de 2016 a 2019, tiene una versión muy distinta. Según explica, cuando le entregó el cargo a Montt, la colombiana «era la única de las filiales con utilidad operativa año con año y con pasivos saneados, como constata en los estados financieros dictaminados». De hecho, afirma que la situación era tan positiva que «en términos relativos, Colombia era la unidad más rentable del grupo, incluyendo la casa matriz». En su opinión, esto hacía que fuera «absolutamente innecesario hacer una reestructuración».

Taibo II difiere: “En Colombia había un desmadre mayúsculo. Primero se habían hecho unos gastos exorbitantes en la creación del Centro Cultural García Márquez, que había costado una fortuna y se seguía pagando. Había 100 trabajadores fuera de nómina, no se sabe por qué estaban ahí cobrando. Había una bodega con 1 millón de ejemplares que quién sabe por qué los habían mandado de México, pero nadie los había pedido ni distribuido”, dijo en entrevista con MCCI.

Con el tiempo, Muysua SAS y sus accionistas asumieron más funciones en el FCE. De supervisar la parte administrativa y financiera pasaron a incidir en otras áreas. A pesar de que ningún accionista de Muysua SAS sabía de museografía o curaduría artística, en la segunda mitad del año la empresa pasó cada mes una cuenta de cobro por la “asesoría del Museo Gabriel García Márquez”. La factura de noviembre, fechada el día 15, se cobró por la suma de 11.9 millones de pesos colombianos, unos 72 mil 932 pesos mexicanos.

El 5 de agosto, siete exempleados que habían sido despedidos del FCE en Colombia radicaron una queja administrativa ante el Ministerio del Trabajo. En la reclamación, los firmantes solicitan “una investigación” y una “aplicación de sanciones” contra la editorial por “la ilegalidad de los despidos”. Hasta la publicación de este informe, los exempleados seguían a la espera de una inspección del Ministerio y de un dictamen sobre si las acciones de la empresa fueron irregulares o no.

Operadores del estacionamiento y la bodega

En la primera semana de julio, los empleados que iban en automóvil al Fondo se sorprendieron al ver que había desaparecido el letrero azul de Central Parking, el operador que llevaba más de diez años allí.

Inversiones Parking Space SAS, era el nuevo administrador del espacio, se había constituido pocos días antes, el 17 de junio de 2019.

Apenas nueve días después, el 26 de ese mismo mes, había firmado un contrato con el FCE. Solo tenía dos accionistas: Muysua SAS -la empresa de la que el hijo de Nahum es accionista-, con el 90% de las acciones, y César Augusto Ruiz Cardona, con el 10% restante.

Inversiones Parking Space SAS se presentaba como una empresa experta en administrar parqueaderos. “Somos una empresa líder en la generación de valor al ofrecer soluciones efectivas para el gerenciamiento de zonas de estacionamiento, actualmente nuestra operación tiene presencia en la ciudad de Bogotá e Ibague [sic]” , se leía en la página web. (El sitio dejó de estar disponible poco antes de la publicación de este informe. Vea un pantallazo aquí.)

El 14 de agosto, representantes de Muysua SAS y otros accionistas constituyeron una sociedad llamada Aruma BPO Logistic SAS. Un día después, la nueva compañía firmó un contrato de prestación de servicios con el FCE para manejar, por un periodo de diez años, la distribución y el almacenamiento de sus libros.

La editorial se comprometía a pagarle 40 millones de pesos colombianos –245 mil 151 pesos mexicanos– mensuales durante los primeros cuatro meses, y 55 millones –337 mil pesos mexicanos– a partir del quinto mes.

La primera acción de la nueva distribuidora, cuyo principal accionista era también Muysua SAS, fue trasladar la bodega al norte de la ciudad.  

Según dos fuentes consultadas, Aruma no habría asumido todas sus responsabilidades tras firmar el contrato con la editorial. “Ellos se llevaron a varios empleados del Fondo para la 170 (la nueva dirección de la bodega), pero la editorial les siguió pagando el sueldo”, dice Andrés Felipe, un exempleado. Antonio, un compañero suyo, añade: “además de pagarles a los empleados de la bodega, el Fondo cubría a menudo los gastos de transporte”.

Aruma empezó a administrar la distribución en agosto, pero solo hasta mediados de diciembre, por presión del gremio de los libreros, empezó a despachar libros a librerías distintas de las del FCE. Esos meses de distribución limitada le pudieron haber salido costosos al Fondo, pues la venta en otras librerías es determinante para su éxito comercial.

Taibo se entera

El 2 de enero del 2020, Montt vino a México citado por Taibo II. «Analizando los documentos a finales de noviembre y comienzos de diciembre, vi el desmadre”, le dijo a MCCI el director general del FCE. “La administración [de la filial colombiana] había quedado en manos ajenas a las de [Montt]… en aquel momento la duda fue si era un problema de mala fe o de ineptitud… Dijimos: ‘No, hasta aquí llegó’”

Taibo calificó esas contrataciones como «muy oscuras» pero más concretamente se trató de actuaciones que iban en contra de las reglas internas de la editorial. De acuerdo con las “Políticas y Lineamientos de Observancia para las Subsidiarias del FCE en el Extranjero” de 2015, los gerentes de las filiales tienen prohibido celebrar “contratos con terceros (…) cuando exista interés familiar, personal (…) que pueda representar un conflicto de interés”. 

A pesar de lo que exigen los lineamientos, Montt insiste en que no hubo «conflicto de interés» porque la filial colombiana está constituida en el país como una SAS (Sociedad por Acciones Simplificadas). Al ser el FCE una empresa privada en Colombia, Montt no cree que haya obrado mal: «¿En cuál empresa colombiana se les prohíben a los hijos entrar a apoyar a sus padres?». 

Pero en la reunión del 2 de enero en México no sólo se habló de la de la existencia de Muysua SAS, Inversiones Parking Space SAS y Aruma BPO Logistic SAS. La casa matriz se había enterado de que Montt se entregó a sí mismo un adelanto de 89 millones de pesos colombianos, cifra que le confirmó a La Liga una fuente. “Esa cifra es el total de la nómina del Fondo –explica Ernesto, un exempleado–. Si la empresa está en una situación apretada, eso afecta el flujo de caja y la editorial termina indirectamente pagando más en sobregiros y en intereses a terceros”.

A la dirección en México también le había llegado información de que Montt incurrió en gastos que, según explica Taibo «no reconocíamos como […] legítimos». Desde mediados de 2019, Montt había usado la tarjeta de crédito corporativa para compras que no tenían que ver con sus funciones. En los registros hay pagos por artículos para el hogar en Homecenter, otro por servicios en el centro de estética Arco Iris Spa y otros más en la tapicería Muebles y Cortinas, en la peluquería Ivonne, en la tienda de cosméticos Perfumería Sutil y en el mega outlet de ropa Toberín. 

El tope de gasto mensual de la tarjeta corporativa es de 1.500 dólares. Entre junio y noviembre de 2019, según los extractos a los que tuvo acceso La Liga, la tarjeta asignada a Montt registra, en promedio, un débito mensual de más de cinco mil dólares. 

En su entrevista con La Liga, Nahum Montt reconoció que cometió «algunos errores [y] algunas imprudencias» cuando se le preguntó por el uso de la tarjeta corporativa. Sin embargo, afirmó que él «ya llegó a un acuerdo» con la empresa y está pagando de su salario «cada peso de esa tarjeta». 

Montt le pasó una carta de renuncia a Taibo, la dirección en México le ofreció otra ruta: «Ahí teníamos dos sopas –afirma el director general del FCE en México–: aceptar la renuncia (…) o pedirle que tenía hasta el 15 de enero para romper todos los contratos [con las empresas a las que estaba vinculado su hijo Germán Montt] y pagar la deuda de estos gastos corporativos [de la tarjeta de crédito corporativa]. Y bueno, así se firmó». 

Después de volver de México, Montt rescindió los contratos que tenía la filial colombiana del FCE con Muysua SAS, Aruma BPO Logistic SAS e Inversiones Parking Space SAS. 

Un documento con el membrete del FCE y los escudos de México y Colombia, que Montt le hizo llegar a La Liga tres días después de la entrevista, dice textualmente que los «contratos eran a todas luces dañinos para la marcha de la empresa y oscuros en términos racionales y éticos”.

Taibo, de todas maneras, no está convencido de que esa haya sido la mejor opción. «¿Hicimos bien o debimos haber aceptado la renuncia?», se pregunta. Según explica, varios factores lo llevaron a elegir esa ruta: «Si aceptábamos la renuncia, no se suspendían los contratos y seguían corriendo, teníamos que entrar en juicios laborales y ¿para cuándo recobramos el dinero que se había gastado en la tarjeta corporativa?»

Las consecuencias

Aunque los recursos del erario mexicano hayan sido entregados en el extranjero a una empresa privada, la Auditoría Superior de la Federación tiene facultades, en términos de la  Ley de Fiscalización y Rendición de Cuentas de la Federación, para investigar y, en su caso, imponer sanciones administrativas e incluso presentar denuncias penales por el simple hecho de que el posible manejo irregular sea de recursos provenientes de México. Incluso pudiera llegar a configurarse el delito de ejercicio abusivo de funciones previsto en el artículo 220, fracción I, del Código Penal Federal, de acuerdo con el abogado Gerardo Carrasco.

En Colombia, por su lado, el caso podría convertirse en objeto de una investigación penal, según un experto consultado. Con el objetivo de dirigir la lucha contra la corrupción también al sector privado, el Estatuto Anticorrupción (Ley 1474) considera desde 2011 que “la corrupciónn privada” y “la administración desleal” son tipos penales y se incluyeron en el Código Penal (artículos 250A y 250B).

“¿A qué empresa colombiana se les prohíben a los hijos entrar a apoyar a sus padres?”

Camilo: Bueno, pues mire, me gustaría empezar preguntándole si usted conocía a Paco Ignacio Taibo antes de su nombramiento en la dirección.

Nahum: Espérate, espérate que a mí ya me han hecho varias encerronas desde varios medios. Y por ejemplo ese tipo de pregunta se me hace muy mañosa.

Camilo: No, no es…

Nahum: Sí, muy mañosa porque si tu miras en medios, te vas a dar cuenta pues que lo conocía mucho antes.

Camilo: No es que yo no tengo ni la menor idea…

Nahum: Lo que quiero saber Camilo es para dónde vas tú con este rollo, con lo del Fondo

Camilo: No,nosotros tenemos un trabajo hecho y hemos identificado algunas irregularidades en el manejo del Fondo durante por lo menos el último año. Y precisamente por eso quisiera darle la pal….

Nahum: Fueron unas decisiones administrativas que se tomaron en su momento, lo único que le puedo decir, es que respondían a una reestructuración para darle un nuevo aire al Fondo, pero después simplemente ya se tomaron medidas administrativas para corregir la situación, y después simplemente se ajustaron a la nueva situación. Es lo único que yo le puedo decir. A mí me metieron una canallada recién entrando al Fondo, porque me hicieron unas entrevistas y yo me puse todo ingenuo a contar todo lo que quería hacer en el Fondo, y de más. Y después cuando salió publicado en los medios, no dijeron nada de lo que yo estaba tratando de hacer en el Fondo. Y en cambio sí arrancaron atacando a Taibo y yo desde entonces yo estoy completamente prevenido con los medios de comunicación en general, porque veo toda la manipulación que hay detrás, ve como la cizaña, la malignidad de tratar de demostrar una realidad que no es…

Camilo: Pero…

Nahum: A mí ya me vacunaron, a mí me vacunaron entrando. O sea, cuando yo recibí eso hice unas entrevistas y yo muy ingenuo les comenté creer todo lo que quería hacer, lo divino y lo humano. Y después, cuando salió publicado los medios esas… De lo que yo dije que duré hablando más de hora y media, no dijeron nada… Y en cambio sí se dieron el gusto de atacar a Taibo.

Camilo: No, pero por ejemplo, esta entrevista no tiene que ver con Taibo, pero tiene que ver con algunas pruebas, digamos, muy concretas.

Nahum: Mira….

Camilo: Por ejemplo…

Nahum: ¿Pruebas concretas de cuál?

Camilo Por ejemplo, de tres empresas creadas en el contexto cuando usted entró a la dirección, en las cuales…

Nahum Que me brindaron un apoyo y una asesoría administrativa para hacer toda la reestructuración que se hizo. Después simplemente se salió de esas empresas. Si miras en este año no tenemos ninguna relación con esas empresas.

Camilo Pero en esas empresas particiba su…

Nahum De hecho se van a seguir haciendo muchos cambios de estratégicos. Y conseguir también a otras empresas. Qué pena, pero los cambios hay que hacerlos.

Camilo Pero, pero, por ejemplo…

Nahum Camilo, de verdad que me molesta mucho la situación. Siento como la mano tendenciosa de querer hacerle daño al Fondo en Colombia. De querer inventarse una realidad que no ha ocurrido…

Camilo Pero en esas…

Nahum De verdad que a mi el año pasado a mí me metieron mano, a mí me manosearon ustedes lo medios…

Camilo Pero en esas empresas participaba su hijo Germán Montt.

Nahum Sí…

Camilo ¿Usted declaró ese conflicto de intereses?

Nahum Y si tú miras, y si tú miras en redes. Si tú miras, puede saber toda la historia de mi hijo Germán Octavio Montt, de cómo él se gana mi apellido. Porque tú sabes que yo tengo siete hijos adoptados…

Camilo Pero ahí había…

Nahum Eso… Él participaba de una de las empresas… Pero no quiere decir que él estuviera manejando el Fondo. El simplemente apoyaba en una de las empresas, pero no más.

Camilo Pero ahí había conflicto de intereses o no?

Nahum En una empresa SAS de Colombia? Ningún conflicto de intereses. Estamos hablando de una empresa colombiana, una SAS.  Me van a decir… en cuál empresa colombiana se le prohiben a los hijos entrar a apoyar a sus padres.

Camilo Y por ejemplo…

Nahum Y entró, él ayudó a limpiar un poquito, a sacar un montón de cucarachas de ese Fondo y mire todo lo que recibió en ataques. Recibió todos los ataques del mundo. Él me sirvió de pararayos, porque donde yo asuma toda la barrida que tenía que hacer en el Fondo, los rayos me hubieran caído a mí. Entonce él en cierta forma se puso como un escudo y me ayudó y me ayudó a limpiar un poquito la cochinada que me dejó la anterior administración.

Camilo Pero, por ejemplo…

Nahum Y él en premio recibió… Recibió todos los ataques que tú no te puedas imaginar. E igualmente salimos de… Salimos de eso. O sea, hicimos la reestructuración, hicimos todos los cambios que había que hacer porque en el estado en que me entregaron el Fondo de Cultura de Colombia no era viable. No era viable sacarlo adelante como una empresa. Y eché mano de empresas que se especializan en salvar empresas de crisis. Eso fue todo el movimiento que hice. Saqué el Fondo de la crisis y ya prescindí de esas empresas. Ya tú miras y escarbas, porque si te la quieres dar de periodista investigador, de destapar el gran escándalo detrás del Fondo, te vas a dar cuenta que no hay más. Una empresa entró me apoyó, y ya. Y si tú miras ahora, en la actualidad, qué está pasando? Está pasando otra cosa completamente distinta. Por un lado ya es noticia vieja, por un lado, ya eso ya se hizo, pero todo el daño que han querido hacer a mi familia, todo el daño que le han querido hacer a mi hijo, te digo no, mano, yo, yo reclamo derecho a mi intimidad y de verdad, Camilo, yo aprecio mucho lo de la Liga contra el silencio. Conozco el trabajo que ha hecho Alberto Montt con… Denunciando la cuestión de los medios, pero yo tengo entendido que la Liga contra el Silencio apoya a los periodistas que son atacados por el Estado. De hecho yo tengo acá ilustraciones de Alberto.

Camilo Perdón, perdón, Nahum…

Nahum La Liga contra el Silencio, donde habla de que la pauta publicitaria es usada como una forma de violencia contra los medios, donde me habla que detentan el poder de una forma maleable, los intocables, donde me habla de los de los militares, de los políticos corruptos, de tantas cosas horribles que pasan en Latino América, para que usted se me vengan a meter al Fondo hermano, que es una empresa social y cultural, que le hemos querido dar todo un nuevo aire a eso. Que me la entregan vuelta nada. Yo trato de sacarla adelante pa que ustedes ahora vengan  a meterse con el cuento de conflicto de interés… Eso fue una vaina que se hizo en su momento y ya salimos de eso. Ahora no me venga con el cuento de que el corrupto soy yo, pues! Teniendo ustedes tanto por investigar, tanto, tanta tela que cortar y en este bendito país, para que vengan ahorita por el lado mío de verdad que se me hace…

Camilo Pero es que también encontramos otras cosas, como por ejemplo uso indelicado de las tarjetas de crédito corporativas.

Nahum Yo pagué… Ya estoy pagando cada peso de esa, de ese uso indelicado que fue auspiciado por la persona financiera que tenía, que me alentaba a usar la tarjeta y después esa persona fue la que se encargó de denunciar ese famoso uso. Yo ya llegué a un acuerdo y estoy pagando de mi salario cada peso de esa tarjeta. Eso es lo de menos. Ahora, ahora, yo no sé qué es lo que hay detrás de qué, de esto, qué es lo que qué es lo que pretenden Uds… Si ese es el trabajo que adelanta la Liga contra el silencio… Perdóneme! En un país como el nuestro y se van a meter a mi rancho…

Camilo Pero es que en la cultura también hay que seguir unos lineamientos…

Nahum Sí, sí, en la cultura. Y estamos hablando de una empresa, de una empresa que me entregaron con más de 75 personas, donde podía marchar con 40 personas, una empresa que maneja unos sobrecostos enormes. Una empresa que yo tuve que ponerle el pecho para sacarla adelante. Y que me rodié de las personas que me podían ayudar. Ahora, sí, cometí, cometí algunos errores, algunas imprudencias. Eso de confiar en una persona que me decía: ‘no fresco. Gasté de esa tarjeta lo que quiera que acá nosotros les descontamos por nómina’. Porque ese fue el acuerdo y después usa esa información para decir que era que yo me estaba gastando la plata del Fondo. Cuando me estaban descontando por nómina cada peso que yo me estaba gastando con esa bendita tarjeta.

Camilo ¿Y también los libros del Fondo?

Nahum Errrda. Todo eso yo lo… Todo eso va ahí cobrándose, y va descontándose y va pagándose hombre. Incluso nosotros los empleados del Fondo tenemos la posibilidad de sacar libros con créditos y se van descontando con la nómina. Es que si tú te das cuenta, hay toda como una campaña como para echarme lodo y pa decir que yo soy lo peor de lo peor con lo del Fondo en Colombia. Y de verdad que eso… A mí me molesta… Y de entrada a mi ya me mostraron las uñas cuando yo arranqué a dar entrevistas a decir todo lo que yo

iba a hacer y usaron todo lo que yo dije para nada! Por ningún lado apareció todo lo que queremos hacer con el Fondo, llegar a la gente, trabajar para esta gente después del conflicto. Darle un apoyo a las comunidades que están luchando por la paz. Llevar libros donde más se necesitan. Todo eso, que estamos luchando acá nadie habla de eso, nadie. Y ahora me cogieron de bolita de piñata con esos cuentos y me juntaron dos o tres cosas y se me vienen con eso, no, mano… De verdad, Camilo, si…

Camilo Pero Nahum, también está el tema de un despido presuntamente irregular. Usted llegó y despidió a más personas…

Nahum Nooo. Sí ves? Me encanta que tenga todos esos argumentos, si por ley yo podía despedir a cantidad, a una cantidad limitada de empleados. Lo que pasa es que nadie tuvo en cuenta que muchos empleados renunciaron. Yo los reuní, los senté, y les dije… Y algunos me firmaron la renuncia. Yo tenía cupo para sacar más gente y de hecho yo tenía que sacar mucha más gente de la que me dejaron. Oye, que tú qué haces? que tú llegas a una empresa y lo primero que te das cuenta es que quienes manejan comunicación y cultura cuando con una sola persona tú la puedes manejar. Dices esta vaina qué es? Y así era con todo. Había más de 15 libreros!

Camilo O sea que usted contrató a otras personas…

Nahum No, no, no. La empresa no era viable, a mi me entregan un Fondo completamente burocratizado. Con exceso de personal, con exceso de todo. O sea si tu te quieres ensañar por ese lado… Uno dice, pero si yo simplemente me ceñí a la ley. Yo no hice nada ilegal. Yo me ceñí y el Ministerio de Trabajo estuvo ahí atento. Ahora que como suma 1 más 1 más 1. Y qué más me van sumar? O sea me unta a mi hijo que entró a ayudarme y que creo que lo quemaron, que salió quemado a punta de puro rayo. Me unta lo de la tarjeta que fue una señora que me dijo: fresco, use la tarjeta yo se la descuento por nómina. Y ahora me unta lo de los empleados… Qué más me van a decir que hice? Qué más canalladas he hecho con el Fondo, dígame Camilo? 

Camilo Pero es que Nahum, ahí hay pruebas. Por ejemplo, las empresas que Germán asesoró o formaba parte de…

Nahum Eso fue un proceso concreto que se adelantó y que me apoyó con todo lo que tenía que ver con distribución… De hacer más productivo el Fondo…

Camilo Pero ni las empresas…

Nahum Era un empleado de la empresa esa, o sea él no era el que estaba… O sea lo ponen como una cosas más… Ahora bien, apenas se identificó el problema, salimos y limpiamos todo y dijimos esto no va más y listo, la embarré y listo, ya!

Camilo Pero perdón, Nahúm, ni las empresas ni las personas que conformabann parte de esas empresas tenían ninguna experiencia en ninguna de las áreas.

Nahum Cómo que no? Si  mi hijo ha trabajado… Mi hijo ha trabajado… Mi hijo fue el que estuvo durante todo el proceso de reactivación de Alpina,  y él solito écho a 250 personas en Alpina…

Camilo Pero en el mundo editorial no…

Nahum Ay por dios. Ay por dios. Y es que el mundo editorial viene qué, de otro mundo? Es la misma joda! Es la misma lógica empresarial. También me manejó… Él manejó toda la parte de actualización tecnológica y varias empresas. También entró a apoyarme en eso. De hecho, el trabajo quedó ahí, ya delineado. Ahora bien, Camilo, el punto es: ¿esto para dónde va viejo? Yo qué canallada hice en contra de los intereses del Fondo? Yo nada más le he puesto mi corazón a esta empresa y le he puesto mi lógica de trabajar por el bien de la cultura de este país, viejo! Yo llevo más de 20 años en esta vaina. Hermano, tú no puedes venir a descalificarme por un par de estrategias que no funcionaron. En cambio sí han funcionado otras estrategias, ha funcionado la vida que le he vuelto a ese Centro Cultural, donde no me llegaba nadie, donde todo era completamente encarecido, donde he estado arreglando toda una cantidad de contratos mal firmados, donde los estaban tumbando de un lado y del otro. Eso si no lo dices! Entonces la Liga contra el Silencio… Yo siento que me están atacando directamente, pero de una manera burda.

Camilo No, no…

Nahum Y no miran lo demás… El trabajo que yo he asumido acá en este último año, ha sido muy berraco, mano. A mi me entregaron ese Fondo vuelto nada. Gente que cobraba el sueldo sin hacer nada. Yo tengo a toda la gente ahí comprometida, poniéndole el pecho, camellando. Ahorita estamos tratando de sacar adelante todo este rollo con esta contingencia y en plena contingencia tú me vas a salir con ese cuento, Camilo?!! A mi se me me hace triste, doloroso, la manera como ustedes están manipulando esto viejo.

Camilo Nahum, y lo otro es también que hicieron modificaciones en el parqueadero del Centro Cultural García Márquez y eso es patrimonio…

Nahum No, no, eso es chistoso porque le volví a dar sentido al parqueadero. Antes que se le había hecho modificaciones para convertirlo en bodega. Yo le quité la bodega y lo volví parqueadero. Como era en el comienzo. O sea lo restauro a la condición inicial. No le hice modificaciones.

Camilo Pero es que esa modificación tenía que contar con el visto bueno de patrimonio.

Nahum Nooo, no fue modificación, fue restauración, señor. O sea, la bodega estaba hecha sobre el parqueadero. Yo le devolví la condición de parqueadero a la bodega. Y trastié la bodega a otro lado…

Camilo Bastante lejos, no, como a la 200?

Nahum Ay, si! Lejos de qué? Lejos de qué? De dónde queda el punto de referencia? Lejos de qué? Cuando a mi la gente me dice lejos… Yo me crié en Barranca… Lejos de qué? Lejos con relación a Bogotá? Eso no tiene ninguna relación viejo!

Camilo Con relación a la sede central del Fondo.

Nahum Ahhh, entonces por eso uno tiene que… Entonces por eso en ese sitio no hay una sola bodega… Es una zona llena de bodegas. Y estoy pagando servicios muy por debajo de lo que se pagaba y me he ahorrado y le ha entrado recursos por parte de esa estrategia, eso sí, por favor, haz mención. Desde entonces se ha capitalizado mucho el Fondo, gracias a este movimiento estratégico.

Camilo Y esas bodegas también eran administradas por una empresa de su hijo, no?

Nahum Mientras se hizo el trasteo, mientras se movió todo… Usted sabe los problemas logísticos para trastear un libro de un lado a otro? Eso no es cogerlos y echarlos en un camión y llevarlos. Hay que cumplir unas normas de bioseguridad. Hay cosas en que se fueron más o menos tres meses dándome apoyo. Pero insisto, el hombre llega, me ayuda… Después simplemente, cuando empiezan a caerme rayos y centellas y todo, lo primero que yo hago es… Yo saco a él, saco a la persona financiera, saco al uno, saco al otro porque que es gente que no me estaba ni cumpliendo y después me empiezan a clavar puñalada por la espalda hermano.

Camilo Rayos y centellas de dónde cayeron? En México estaban al tanto de todos estos movimientos?

Nahum (suspira) Hermano! Si ve? Si ve?  Esas son las jodas… Esas son las vainas tendenciosas… Entonces tu ya me estás poniendo en mis labios una afirmación tuya…

Camilo No, no, solo estoy preguntando.

Nahum No, no a mi me cayeron rayos y centellas de personas que estimaba profundamente, que me estaban… cerca de mí ayudando y que en lugar de ayudarme, lo que hicieron fue clavarme puñales en la espalda. Gente en las cuales deposité toda mi confianza… Me estoy refiriendo a personas que me decían una cosa… Y yo decía, aja bueno, listo hagámosle. Y después me dijeron, no, es que eso no podía, eso no se podía hacer. De hecho eso es ilegal. Mierda, pero usted me decía que me iba a descontar por nómina esto, que no había ningún problema que lo hiciera y después sale con lo otro. Entonces uno dice, sí mano acá lo metieron a uno, le manejaron la situación, lo pusieron contra la pared. Eso es lo que le quiero decir, Camilo. Pero el problema es que simplemente se cometieron todas esas anomalías, llámalo como quieras, pero, malo o bueno, se ha hecho una labor importante del Fondo, que es la parte que yo quisiera… Como que siempre… Nadie como que se fija en esa parte que es… A mí me entregan una empresa inviable, con mucha gente que no hace nada y ahora hay una gente completamente comprometida con el Fondo, trabajando muchos, el 80 por ciento están desde antes de que yo llegara y todos están ahorita poniéndole el pecho a esta situación. Por qué no me preguntas, oye, qué ha hecho el Fondo para salir adelante de esta contingencia, de este imprevisto? Porque me vienes con este refrito del año pasado, viejo, cuando el mundo cambió hermano. Ahora se habla antes de la cuarentena y después de la cuarentena y estamos tratando de sacar adelante, como todas las librerías de este país, como todas las editoriales de este país, estamos tratando de salir adelante de todos estos rollos tan graves, que estos sí son realmente graves, para que tú me vengas ahora con unas acusaciones… De verdad, un refrito, un refrito. Esa vaina ya se corrigió, ya se corrigió, y se corrigió hace tiempo. Y entonces a cuenta de qué ahora vienen a atacarme con estas vainas cuando estamos librando, sacando adelante, poniéndole el pecho y sacando adelante el Fondo. Uniéndonos con los demás editores, con los demás libreros. Mirando a ver cómo vamos a salir adelante, pa que tú me vengas ahora con tus cuentos, Camilo…

Camilo Si, pero…

Nahum De verdad que me siento… O sea y siento que detrás está la misma gente que el año pasado me estuvo jodiendo y yo como un pendejo, ay no mira, estamos, vea estamos trabajando vea, estamos trabajando con estas comunidades. Vamos a trabajar con ellos. Vamos a ayudar a esto. Eso nadie lo pregunta, viejo, eso sí… ay no! Y con ese cuento de la falsa moral de venir… (hace voces) Hay sí! Manejos tendenciosos… ay, que su hijo ya… No, mano, yo estoy ya harto de esa situación. Yo estoy harto de la situación. Además, que se le metan a uno por el rancho y que se le metan a uno como por lo más sagrado, que es su hogar, su familia, su intimidad. Y uno dice, no joda, y yo me imagino que me seguirán atacando… Y prepárate… que traten a mi esposa, porque en cierta forma en que uno pasa a ser una figura pública… Pero lo que yo no concibo es que en estos momentos, justo cuando estoy trabajando duro, poniéndole el pecho a todas las medidas de bio seguridad para sacar adelante el Fondo, me vengan ahora con ese refrito del año pasado hermano…

Camilo Pero también con el tema de la agenda cultural, también cambió… Se dejaron muchos o algunos libros que ya estaban contratados se abandonaron esos proyectos también. También hubo muchos cambios drásticos en ese sentido, que yo no… Pues es decir cada dirección elige el rumbo, pero me gustaría saber cuál fue el que el que tomaron.

Nahum Cuál fue el que tomaron? Le digo: el Fondo lo entregaron con mal manejos administrativos entre las distintas filiales que hacía inviable que uno pudiera publicar un libro. Estamos poniendo en orden la caja. Hasta que no limpiemos administrativamente todas, todos los desórdenes, por no decir deudas que dejaron. Yo no puedo entrar a publicar autores colombianos. Esa fue la primera realidad, ni siquiera un principio  de ideología ni de decir a usted no le publicamos, porque eres de tal ideo… No, yo estoy simplemente poniendo en orden lo administrativo. Ahora bien, nosotros hemos logrado generar alianzas estratégicas con universidades importantes del país. Estoy hablando de los Andes, la Nacional, la Central, muchas universidades y con ello estamos sacando adelante coedición, que es la única forma que podemos hacer, donde la universidad asume todos los costos de producción editorial y nosotros apoyamos en toda la distribución y comercialización de los libros. Es así como estamos trabajando en estos momentos. Pero insisto, sin entrar en mucho detalle a problemas de orden financiero que nos dejaron los malos manejos de la administración anterior.

Camilo Yo tenía entendido que habían llegado a un punto de equilibrio…

Nahum Camilo, yo lo que no quiero es tampoco culpar a los demás. Yo asumí… Yo sabía que esto no iba a ser un lecho de rosas ni que iba a estar pastoreando unas ovejitas mansas. Yo sabía a lo que me iba a enfrentar, pero lo que yo no sabía era que me iban a caer por tanto lado, que se me iban a meter por un lado, me iban a atacar por el otro. Y yo digo, vaya a saber de cúantas otras cosas me habré librado a pesar de mi ingenuidad, viejo, porque uno no sabe este medio… En este rol, uno no sabe en este medio, qué más te van a agarrar para atacarme. Pero yo pongo ante ante todo el país por delante la trayectoria de alguien vinculado con el sector cultural durante más de 20 años, viejo, donde no me han pegado una pedrada como me tratan de hacer ahora ustedes. Yo estuve manejando el Ministerio de Cultura, el área de Literatura, estuvo apoyando Idartes, yo monté la red de talleres, la red nacional de talleres de escritura de este país. Yo he trabajado llevando literatura a las cárceles, hermano, yo le he puesto el pellejo y la vida al sector cultural para que después vengan a decir que yo me estoy aprovechando del sector cultural. Yo he sido un actor importante y protagonista en la gestión cultural de este país durante muchos años, viejo. Yo no, yo no vengo de la nada. Yo no vengo a estar en este puesto porque Taibo es mi amigo. No señor, yo tengo una trayectoria importante labrada en el Ministerio de Cultura. En Idartes. Por Dios! Yo no es que yo venga aparecido ‘si, si, un amigo ay venga asuma esto’. No señor. Que tengo una experiencia ganada a puro pulso. Tampoco para que venga a tildarme de que… Además me molesta son las acusaciones muy puntuales. Que su hijo… Que echó gente… Que esto otro! No señor. Son decisiones que uno toma en su momento para salvar al Fondo, mano. Y yo lo que he estado siempre aquí, es tratando de salvar ese bendito Fondo tan maltrecho. Me lo entregaron hecho una catástrofe.

Camilo Pero no se entiende que si quería salvar el Fondo haya contratado a gente con salarios mayores o más altos que las personas que había despedido, por ejemplo.

Nahum No tiene nada que ver una cosa con la otra, viejo. Son procesos completamente distintos y son procesos de personalización de las hojas de vida completamente distintas a los  otros. Pero no mano…

Camilo Pero yo pensé, yo pensé que en el Fondo había alcanzado un punto de equilibrio financiero cuando usted entró?

Nahum Un punto de equilibrio con qué?

Camilo Financiero.

Nahum Nooo. Hasta ahorita estamos logrando eso, pero después de mucho cacharrear, mano. Y después de… Ah! Yo no quiero, no quiero hacer confidencias ni me competen de mi rol. De las cosas que se encontraron, de las que se cancelaron, porque eso no… Eso compete a la confidencialidad de la empresa, pero sí habían unos manejos, unas contrataciones carísimas, por eso ahora me causa gracia que entré dizque a pagarle más a la gente cuando simplemente organizamos la estructura de manera distinta y empezamos a trabajar de manera distinta. Pero sí cancelamos una cantidad de contratos onerosos, con firmas de abogados, con firmas externa que le quitaban mucha plata al Fondo.

Camilo Y finalmente en México saben de esta situación o no?

Nahum Claro que saben de esta situación. De hecho, ellos mismos llegaron y ya vinieron y revisaron todo y me apoyaron con todo lo que tenía que ver con los estados financieros para ayudarme a sacar adelante esto y dejar esto en números negros. Y lo logramos hacer. Y esto simplemente… Por eso digo que esto es una noticia refrita, viejo. Esto viene del año pasado y desde el del año pasado se tomó la decisión. Y desde el año pasado empezamos de nuevo a reestructurar todo, pero igual… Ponte tú en mi lugar. Yo tengo que cambiar toda una estructura de una empresa completamente corrompida. Me apoyo en una empresa, cuyo gran pecado está ahí, mi hijo, y entonces aparece como el gran Maquiavelo detrás, como si fuera el gran genio de las finanzas. Y resulta que él trabajaba con esa empresa, yo simplemente la llamé. Ellos me apoyaron a hacer toda la reestructuración.

Camilo Pero es que Nahum esas empresas…

Nahum Sí, y cuando se presentó la situación simplemente dejamos de trabajar con esa empresa. Y seguimos haciendo reestructuraciones, y seguimos cambiando, cambiando todo. Yo no se si te diste cuenta lo que estábamos haciendo este año con la exposición Zapata…

Camilo Nahum, pero es que la creación, la creación, la creación de esas empresas coincide con su entrada a la dirección…

Nahum Nooo, ellos venían trabajando desde antes. No venga ahora con ese cuento…

Camilo No. Ahí están los documentos.

Nahum Ahora, insisto, insisito, Camilo, insisto, si el rol, la función contra el silencio es meterse y tratar de dañar el buen nombre de un intelectual colombiano que se ha forjado en la cultura de este país, a pecho y pulso, porque yo llevo más de 20 años poniéndole el pecho a esta vaina. O sea cuando yo me gano el Premio Nacional de Novela yo ya llevaba diez años frentiando este país, si ese es el objetivo misional de la Liga contra el Silencio, perdóneme mano… Cuando en este berraco país pasan las cosas que pasan, y ustedes se meten… Mire, si hubo algunas cuestiones administrativas… Vale, pero se corrigieron y ya se arreglaron, sencillo, y seguimos trabajando. Es más, vino México y revisó y puntualizó y dijo hacemos esta vaina, y hacemos esta vaina así. Y ya! Pero ahora no me vengan con el cuento (voz de misterio) que la Liga contra el silencio, contra el Fondo de Cultura. No señor. Yo lo que veo es un interés tendencioso y de tratar de hacerle daño será a Taibo… Porque a quién más le van a tratar de hacer daño? A AMLO!

Camilo No, Nahúm Pero es que el Fondo de Cultura es un sello editorial muy grande, muy importante en América Latina, en español…

Nahum Pero en Colombia es una empresa SAS. No se te olvide que en Colombia es una empresa. En Colombia es una empresa SAS y se rige con los principios de las SAS y yo en ese momento no tengo ningún conflicto de interés de ayudar… De ayudar… De pedir ayuda de un hijo mío… Insisito, de un hijo mío que yo adopté hace diez años. Hace 20 años el muchacho viene conmigo. Es un hijo mío y eso sí… Pero no es que sea un hijo de sangre, que lo pongas así como la gran cosa… No señor! Mire bien mi historia de vida. Y entonces es gente que está al lado mío y me ha estado… En realidad, ellos… Él fue el que se acercó para cuidarme, protegerme. Y lo logró, y yo… Y todos los rayos le cayeron a él. Ahora veo que como él ya no está, ahora todos los rayos me quieren caer es a mi. Y yo digo, no. Yo malo o bueno, yo tengo, yo tengo una hoja de vida transparente, carajo, que me he ganado a pulso, mano. Usted no puede llegar a pisoterame así porque sí, porque es la Liga contra el Silencio, mano. No, eso no se puede hacer. Además, yo conozco el trabajo de Alberto, de Alberto Montt, y los he visto a ustedes. Y he estado detrás de ustedes, y he dicho: valioso lo que hacen! Pero a mí se me hace esto, de verdad completamente descabellado. Salido, salido, de todo contexto, y queriendo como crear un problema donde no lo hay.

Camilo ¿O sea que la situación financiera a día de hoy, a día de hoy del Fondo está casi saneada digamoslo y ya van alcanzando ese punto de equilibrio del que hablábamos?

Nahum Al día de hoy ninguna empresa colombiana está en el punto de equilibrio, señor. A usted se le olvida que estamos en plena pandemia, mano? (sonido de rabia). Es que lo más absurdo del mundo es que usted venga en plena crisis (gritando) donde estoy a punto de echar un pocotón de gente y le he metido las manos al fuego y estoy prestando plata en el banco para no tener que echar a nadie. Y venga usted a decir (voz de bobo) «ay mire que usted hizo». No mano, miremos el presente. Miremos lo que está ocurriendo aquí y ahora, mano. Cómo me va a venir ahora usted con el cuento de… Ahora, el estado financiero de cualquier empresa, de las más fuertes de este país, todos están golpeados, ahora no venga…

Camilo Bueno, antes de que empezara la pandemia.

Nahum Antes que empezara la pandemia íbamos super bien, estábamos apostándole fuerte a FILBO, estábamos apostándole fuerte a 20 ferias regionales… Íbamos con todo, viejo, este año. Esa es la triste realidad, viejo. Y ahí están los estado financieros que lo avalan.  Y el año pasado malo, bueno, a pesar de toda la cantidad de gente que tuvimos que salir, cantidad de indemnisaciones, cantidad de cosas, porque no se le robo un peso a nadie, dio número negros. Y no los números anteriores que daban todos maquillados. Como acostumbran a dar muchas empresas en este país. Que esas sí no las investiga La Liga contra el Silencio. (voz de bobo) «Estamos en aras de rescatar las empresas culturales». No señor, está en aras es de joder la berraca vida. Lo que yo no entiendo es que yo, qué hice para  merecerlos? Para merecer esta vaina? Es lo que yo digo, bueno yo qué hice? Yo a quién me eché de enemigo? Yo he tratado de ser lo más transparente por la gente y decirle mira, yo no puedo trabajar contigo porque no tengo para pagarte todo ese sueldo. Yo no puedo para hacer esto. Además, no van a salir libros, entonces yo qué te voy a pagar un sueldo, un año para que no salgan libros. O sea, dime, cuál empresa va a tener alguien para no sacar libros? Nadie!

Camilo Bueno, no, pues Nahum, yo creo que esto era lo que…

Nahum No, Camilo, a mi de verdad que me duele esta situación. Me duele más, que me paso de la rabia al dolor desde que… Ah… Por qué hacen esto? O sea, por qué me atacan de esta forma? Qué hay detrás de esto? Esa es la pregunta que yo le hago a usted

Camilo Nahum, yo creo que no hay absolutamente nada personal en el trabajo periodístico. Yo creo que hay una serie de denuncias y hay una serie de pruebas que señalan o indican que usted pudo haber incurrido en algunos malos manejos en la administración de una de las… De uno de los sellos editoriales, sino el más grande en español. Entonces, yo creo que nosotros estamos en nuestra labor de investigar y de contrastar y de hablar con usted, y de preguntarle…

Nahum ¿Por qué no mira? ¿Por qué no mira lo que estamos haciendo ahorita durante la pandemia? Para mantener nuestra nómina, para no tener que sacar a nadie. Otros, desde la Cámara Colombiana del Libro ya empezaron a sacar gente. ¿Por qué nosotros no hemos tocado a nadie? Por qué no me dices, oiga Nahum Montt, cómo han hecho para no echar a tantos empleados, si tantas editoriales, si todos han empezado a sacar gente, cómo es que el fondo, a pesar de que tú dices que yo saqué mucha gente el año pasado, y demás, por qué no hemos sacado a nadie? Cómo estamos trabajando con nuestros empleados ahora durante la pandemia. Cómo vamos a salir adelante? Porque este desafío es para toda la sociedad. Pero creo que más aún para una empresa dedicada a hacer libros, porque el libro es vender cosas intangibles. Y, y no está dentro de la canasta familar en este país, desgraciadamente. Entonces nos dejaron relegados como en un tercer o cuarto nivel. Y por qué no vienes, Camilo Sánchez, y me dices, oye, Nahum, estamos interesados en cómo va a salir el Fondo de este atolladero en que lo dejó la pandemia, porque en este hueco estamos metidos todos. No,viejo, sales con un refrito del año pasado, con una cosa que ya se solucionó, con una vaina que ya se reorientó. Y que fue hasta bueno, viejo, que se haya presentado, porque así me di cuenta de que el camino, como iba, no era el mejor, pero al menos no era el que yo había recibido. Y ahora que ya estamos completamente redireccionados, enfocados, nos cae la pandemia, como a todo el país. Estamos tratando de sacar adelante esto viejo. Pero yo estoy seguro de que todo esto que te estoy diciendo, viejo, tú nunca lo vas a mencionar. Porque van a decir allá, lo que ya me preguntaste. Como arrancaste la entrevista. (esta vez hace voz de auténico pendejo): ‘Oye, tú antes de ser nombrado en el Fondo conocías a como a Paco Taibo? ¿Oye, tú has leído a Cortazar? ¿Oye, tú sabes quién fue Jorge Luis Borges? No, Camilo, mano! Ese tipo de preguntas, uno dice, este man lo cree a uno huevón, o qué viejo? No, Camilo, respete, mano! Ahora no me venga con el cuento del periodismo libre e independiente, que con ese cuento se han llevado a medio país. Yo sí quiero decir, mano, vea, de una y otra forma han tratado de cascarme. Yo digo, por qué carajo? Yo qué he hecho para merecer este tipo de ataques? Yo no llevaba una semana y ya me estaban cascando. Me mandaron unos periodistas y yo de pendejo les dije una cantidad de cosas. Háblese con esos periodista. Duré más de dos horas hablando con ellos, de todos los planes que íbamos a hacer. Y qué han hecho? Atáquenme, atáquenme, atáquenme. Y ahora viene La Liga contra el Silencio, en ese rol moralista… Y yo, en realidad admiro y respeto el trabajo que han venido haciendo, al menos el que yo he visto, el que vi en la Feria del Libro, el que tengo… Es que yo tengo acá en mi estudio las ilustraciones de Alberto Montt de La Liga contra el Silencio, hermano! Es que tampoco me puede venir… Le leo: el poder privado, el poder público, los intocables, los violentos, hermano le estoy leyendo los afiches que hizo Alberto Montt para La Liga contra el Silencio. Yo los admiro hermano, pero no es por ahí.

Camilo Finalmente, hay algunos empleados de los que salieron despedidos que dijeron que usted les advirtió que si no se sometían a la terminación por mutuo acuerdo podía afectar su futuro profesional. Su hoja de vida dando referencias negativas a futuros empleadores. Eso también es falso.

Nahum Eso es falso.

Camilo Bueno, no, listo, no. Mire, Nahum, yo de verdad reitero que acá no hay absolutamente ningún componente personal. Yo no lo conozco, no he leído absolutamente nada de lo que usted ha escrito, y supongo que por lo que usted me cuenta, en los cargos donde se había desempeñado antes, lo hizo muy bien y le merecieron incluso un premio muy importante. Yo estoy llamando única y exclusivamente a hacer unas preguntas muy concretas sobre unos elementos y unas denuncias que nos llegaron a nosotros. Eso es todo.

Nahum Sí, y está en todo su derecho. Lo que yo sí llamo la atención, es que lo hagas en plena pandemia, cuando estamos durante más de dos meses en un confinamiento, donde estamos pagando una nómina con las uñas. Estamos trabajando con todo el sector editorial que está golpeadísmo. Lo que yo sí le digo es que si quieres salir con todo ese rollo ahora, no solamente es inoportuno, impertinente y no sería justo con lo que hemos estado haciendo en este momento. Entonces, Camilo, me molesta de entrada todo el manejo que le han querido dar, insisto, esto viene desde la primera semana cuando asumí esto hace un año. Entonces, veremos los resultados que a uno lo avalan. Yo tengo, yo tengo mi hoja de vida y es transparente y que se metan ahí y escarben lo que sea. Pero yo digo, por qué no enfocan los trabajos hacia, hacia… Por ejemplo todo lo que estamos tratando de hacer, todo el trabajo social, todas las cosas que estamos moviendo, no, eso si no. Se habla de que hay, si… Entonces de verdad, Camilo, yo sé que usted trata de hacer su trabajo, pero sí debería tener en cuenta el contexto.

Camilo No, no, no, solo eso sino que además, sino que además obviamente no, no escojo el contexto. Lamento mucho que sea en medio de una crisis sanitaria que nadie se esperaba. Es decir esto… Esto coincide y eso ya es otro otro tema, otro imprevisto, pero pues…

Nahum No, lo cierto, Camilo, es que estamos ante un gran reto, ante un gran reto para todo el mundo, para que ustedes además de venir como La Liga contra silencio, de venir a apoyar al sector editorial y al sector cultural del cual tratan de defender, a hacernos más daño, viejo. Yo sí creo que lo que hay es una intención de querer hacerle más daño al Fondo, del que ya se le hizo en algún momento. Y yo lo que espero es más bien que nos apoyen en este período de contingencia, que estamos todos luchando y poniendo el pecho para salir adelante.

Camilo Bueno, Nahum…

Nahum Te pido entonces entender toda mi molestia al respecto.

Camilo Bueno, listo. Bueno, Nahum, muchas gracias por su tiempo y hasta luego.

“La corrupción no es lo mío y donde la encuentro, corto cabezas” 

Entrevistador: No sé si te platicó Lalo más o menos el contexto… (Eduardo Limón el jefe de prensa del FCE)

Taibo: No, me pasó la lista de tus preguntas. Yo creo que están correctas, creo que buena parte de las cosas que comentas, aunque no son todas, pero deja ponerte en contexto de la historia, si no, no se entiendo muy bien qué chingados está pasando.

Entrevistador: De acuerdo

Taibo: Nosotros hicimos una exploración de todas las filiales al principio y encontramos un desmadre. En muchos casos, irreparable porque hacía dos administraciones que habían sido los que habían tomado los acuerdos, entonces gastos innecesarios por todos lados. Pero las filiales absolutamente tronadas, una de ellas cerrada y un almacén que estaba en proceso de deterioro, lleno de cagadas de pájaros y de ratas, abandonada en Venezuela. Y otra en Brasil porque estábamos pagando por rentas, y a un abogado, quién sabe por qué, la mantenía, pero la librería no existía y la filial no existía.

Y, de esas historias, pues encontramos cincuenta, sesenta en diferentes filiales. En el caso de Colombia (antes de Montt), había un desmadre mayúsculo. Primero se habían hecho unos gastos exorbitantes en la creación del Centro Cultural García Márquez, que costaron una inmensa fortuna y se seguía pagando. Había cien trabajadores que estaban ahí, fuera de nómina, no sabía muy bien por qué estaban ahí operando cuando llegamos. Había una bodega con un millón de ejemplares que, quién sabe por qué les había mandado de México, pero nadie los había pedido. No tenía circulación.

Entonces teníamos ahogada la bodega. Y cosas por el estilo. Gastos innecesarios por aquí, juicios que se habían abandonado y que estábamos perdiendo. Uno de ellos nos va a obligar a perder la librería de Guatemala, porque se abandonó durante años ese juicio, contra una empleada que había estado vendiéndole libros a su marido y no cobrándolos.

Un desmadre de corrupción y sobre todo de ineptitud. Entonces, las medidas que tomamos eran recomponer una por una, volvámoslas viables y sensatas, apliquemos el código de austeridad que estamos aplicándonos a nosotros mismos. Entonces, en el cambio de la sucursal de Colombia, se hicieron estas medidas, más o menos, se fueron poco a poco librándonos de bodegas, mejorando la calidad de la librería, no incurriendo en gastos innecesarios.

 En noviembre o diciembre, aparecieron por parte del equipo internacional del Fondo, una revisión de cosas que estaban muy oscuras. Tú tienes algunos de esos datos, pero había contratos con dos alumnas logísticas, inversiones parking.  Son más de los que tú tenías en tu lista. Que eran muy oscuros, ¿no? Básicamente porque ponían en manos de terceros la operación de la filial, porque además no se entendía por qué teníamos contratada una empresa para controlar un parking que estaba dentro de la propia filial, cuando un solo empleado bastaba, ¿no?

Una empresa llamada Musua SA, que no tenía ninguna razón de ser. Un abogado que teníamos, que no abogaba… El despacho de Hernando Valdeblanca. Un contrato por servicios de redacción cuando se supone que la filial tenía su propia estructura editorial, no tenía que contratar servicios de redacción. Conflictos con trabajadores, algunos en los que parecía que tenían razón, en otros no.

Y una propuesta que se había desarrollado sin darnos noticia para convertir y crear un museo (de) Gabriel García Márquez, que implicaba otro montón de costos y de derrames. Analizando los documentos a finales de noviembre y comienzos de diciembre, que vi el desmadre: se ha puesto la filial en manos de un administrador que, además, estaban todas las confusiones… Es pariente de Naum, es su hijo. Entonces dijimos: «no, puta madre, ¿qué es esto?».

Reunimos toda la documentación en diciembre y hubo una visita por parte del segundo abordo de internacional, y dijimos: «aquí hay fenómenos, sino de corrupción, de administración incorrecta, dispendiosa, a lo pendejo y que está causando que la filial no salga de su deuda económica».

Nahum fue convocado a México, particularmente te puedo dar incluso las fechas. Por ejemplo, vemos una reunión que duró tres días. Los días 1, 2, 3 de enero. O no sé si fue 30, 31 (de diciembre), 1 y 2 (de enero). Pero bueno, a una reunión para decir: «a ver, revisemos todo esto». Y lo que encontramos fue que la administración había quedado en manos ajenas a él y que, yo no sé, si en aquel momento la duda fue si era un problema de mala fe o es un problema de ineptitud, o qué chingados era eso. Dijimos: «no, hasta aquí llegó».

Estamos ante una situación muy complicada: si aceptábamos su renuncia, en enero, nos quedábamos con los contratos porque él los había firmado y los grados de autonomía de las filiales del fondo son muy raros. Cada filial tiene una estructura económica diferente. Tienes que pasar por un consejo local, es una empresa local sometida a leyes locales, etc.

Entonces dijimos que lo primero es que se firme una carta de compromiso en la cual Nahum rompa todos estos contratos y se le dan diez días para que rompa los contratos, con fecha de fines de diciembre para que ya no causen más gastos, se suspendan todos estos contratos. Y esta es la condición de que regrese por ahora. Tenían fecha límite para la cancelación de los contratos: el 15 de enero de 2020, con fecha de 31 de diciembre de 2019 para no tener gastos en enero. Los contratos se anularon.

Entrevistador: Sí, eso nos lo dijo Nahum a uno de mis colegas…

Taibo: Pero teníamos un segundo problema: había una cuenta ahí… Y te estoy hablando claro, porque a mí estas chingaderas… Yo, la corrupción no es lo mío y donde la encuentro, corto cabezas.

Entrevistador: Lo sé perfectamente.

Taibo: Y bueno, porque estábamos aquí con lógicas de austeridad tremendas, autoimpuestas y con lógicas de transparencia absolutas y me vi en una situación que no me gustaba para nada y que apareció en el asunto de diciembre.

 Se habían hechos gastos a cargo de una tarjeta corporativa que no correspondía. Colega, yo no tengo tarjeta corporativa, y si la tengo, la usé creo que once veces en año y medio. Cuatro de ellas para comprar libros e Iberlibro que necesitábamos y no encontrábamos originales. Una para pagar una cena con editores cubanos porque no teníamos un peso y hubo que pagarla y yo ya estaba hasta la madre de pagar de mi bolsa, y además era una cena de hamburguesas, mano.

Entonces redujimos los costos aquí en México de gastos de tarjetas corporativas la 99 por ciento, cosas por el estilo. Aquí se viajaba para ir a una feria internacional y en el camino se comía en un restaurante de primera en otra ciudad diferente a la de la feria. Aquí se gastaban dineros de manera no claramente explicable, como cajas de galletas inglesas para una feria del libro en Guadalajara. Todo eso lo mandamos a chingar a su madre.

Y, en el caso de Nahum, tú dices: «no, compadre». Entonces la explicación era que había tenido un grave conflicto familiar y que no sabía… Ahí teníamos dos sopas: aceptar la renuncia que la ofreció en la reunión que tuvimos los primeros días de enero o pedirle que tenía hasta el 15 de enero para romper todos los contratos y pagar la deuda de estos gastos corporativos que no reconocíamos como gastos legítimos. Y bueno, así se firmó. Está pagándolo de su sueldo y la pregunta que tú tienes en la cabeza y la que yo tengo también es: ¿hicimos bien o debimos haber aceptado la renuncia?

Entrevistador: Sobre todo porque los documentos que obtuvieron los colegas de Colombia se ven que en las empresas en las que es accionista el hijo, se crearon unos días antes…

Taibo:  Era como medio jefe, dueño, gestor.  Pero no aparecen las actas constitutivas de Inversiones Parking y no aparece en Alumna. Pero, de todas maneras, está chueco, valía madres que no apareciera, ¿para qué chingados queríamos una empresa que controlaba un parking o una empresa que nos daba logística que no necesitábamos?

O sea, se había llenado la administración del Fondo de empresas que cobraban, pero que no producían nada. Entonces las botamos todas. Ahora, nuestro tino era haber aceptado la renuncia de él, de Nahum. Y como el riesgo con los contratos era que había que ir a tribunales, o sea, había que nombrar un nuevo gerente, darle poder desde la filial colombiana, que es todo un trámite que puede llevar dos meses, luego ir a tribunales para romper.

 Mientras tanto, tenías que seguir pagando a estas empresas servicios. Entonces la solución que adoptamos fue limpiar la casa, y luego hablamos. Pero primero y de inmediato, limpia la casa y la casa se limpió: los contratos se rompieron, el 15 de enero ya no teníamos ninguno. Ya habíamos prescindido del abogado y ya habíamos prescindido y se había cerrado el proyecto… Se estaban pagando las deudas de la tarjeta corporativo contra-salario.

Entrevistador: Hay una empresa que se llama «Muisua»…

Taibo: Aquí la tengo.

Entrevistador: Ahí sí existe el nombre de Germán Montt, el hijo.

Al final se cerraron contratos con tres empresas: el despacho del abogado, se canceló el contrato de servicios de redacción, se suspendieron los préstamos para todos los trabajadores, porque había varios que estaban recibiendo préstamos con derecho a descuento de nómina…

Entrevistador: Sí, el mismo Nahum pidió un adelanto, ¿no?

Taibo: Sí, pero era un pinche adelanto que a veces cubría seis meses de nómina y el empleado se iba a los cuatro meses. ¿Sabes qué…? Esto era una casa de putas. Y estas eran herencias del pasado, también hay que decir en descargo de Nahum, que no todas eran su responsabilidad. Ahora, haces una pregunta, y es una pregunta que me calentó los pinches cascos. «¿Es amigo mío?». Sí, colega, pero amigos míos son 252 escritores, 27 editores, 31 correctores, siete traductores… He vivido en este mundo. Muchas de la gente son mis amigos.

Entrevistador: No, yo me voy directo sobre los contratos

Taibo: Todos los contratos firmados desde abril de 2019 a enero de 2020, se cancelaron.

Entrevistador: Vaya, ¿entonces esa es una razón administrativa, por lo que me acabas de explicar, por la que Nahum sigue en el puesto?

Taibo: Sí, a ver… Hay algún pecado si conservamos en el puesto a alguien que debíamos haberle aceptado la renuncia por este desastre. Pero si aceptábamos la renuncia, no se suspendían los contratos y seguían corriendo, teníamos que entrar en juicio laborales y para cuándo recobramos el dinero que se había gastado en la tarjeta corporativa.

Entrevistador: Aun así, hay cursos laborales, me dicen los colegas de Colombia. Que hay unas personas que se han ido a tribunales.

Taibo: Bueno, si te cuento historias de gente que se fueron a tribunales contra nosotros y que teníamos un despacho aquí en México, y unos ocho despachos en todo el mundo, que no ejercía. Cursos como, por ejemplo, una directora de una sucursal compraba libros para esa sucursal en Argentina y esa deuda caía sobre México, pero esos libros estaban en 111 cajas que nunca se abrieron en España. Tú dices: «bueno, si rastreo tantito, qué chingados es un negocio turbio comprando libros argentinos para enviarse a España cargados sobre México, cuyas cajas nunca se abrieron».

 O historias divinas: la sucursal de Argentina se dedicaba a especular financieramente, compraba y vendía edificios. Esa era su pinche operación y cuando dices «¿por qué?», respondes que «bueno, la gerente era una secretaria que había en México, que la mandaron temporalmente a revisar». O te dedicas a reparar, o te dedicas a rastrear investigativamente historias que vienen de hace veinte años.

Entrevistador: ¿Esto quiere decir que Nahum va a seguir…?

Taibo: Por ejemplo, la remodelación de una librería, que después de remodelada se inundaba. O la compra de 16 elevadores para tener doble espacio de parking, de esos que se levanta y caben dos vehículos donde cabe uno, que nunca fueron utilizados y ahí los tenemos como chatarra vieja porque están en un sótano por el cual, en la curva de entrada, entra agua. Y esos elevadores se oxidan.

 Bueno, de esas hay 25, lo que pasa es que tienes que adoptar una lógica, que es reparar y avanzar. O ponerte a buscar los piojos del pasado, y la verdad, no tengo tiempo para esto y el equipo que tenemos está muy reducido para andar perdiendo el tiempo en estas chingaderas. Por lo tanto, el tema de Colombia que se nos puso enfrente, era parar en seco.

Entrevistador: Y me imagino que hablaste fuerte con Nahum.

Taibo: Bastante fuerte.

Entrevistador: ¿Está en el puesto temporalmente?

Taibo: Evidentemente, hasta que salgamos de la epidemia del Covid y veamos los resultados del cierre de los contratos, las mejoras de las sucursales y el pago del dinero corporativo que fue gastado indebidamente.

Entrevistador: Claro porque hay un problema de conflicto de interés por el hijo, ¿no?  Bueno, pero eso sí se resolvió. El hijo se fue.

Entrevistador: Sí, claro, pero el hecho estuvo…

Entrevistado: Lo desinteresamos al hijo. Por cierto, yo no lo conozco.


Documentos para consulta:

  • Contratos entre FCE y empresas de Germán Montt
  • Estatutos de empresas de Germán Montt
  • Recibo de «Asesoría Museo Gabriel García Márquez»
  • Estados financieros de la empresa 2019