image

26 años de irregularidades e injusticias, el caso de María Luisa Villanueva

Luego ser acusada de un delito que no cometió y estar 26 años en prisión, María Luisa Villanueva puede ser declarada inocente esta semana

María Luisa Villanueva fue detenida hace 26 años de manera irregular. Sufrió abusos por parte de la autoridad y fue torturada. Ella siempre ha mantenido su inocencia. En los próximos días, un tribunal podría decidir de una vez por todas si es inocente. Este texto pretende reconstruir los hechos del caso de María Luisa, señalar las violaciones de sus derechos y recuperar su voz para exigir justicia.

La Fiscalía General de Morelos (FGE) y el Tribunal de Justicia, “juegan con mi libertad, con mi estado emocional y psicológico, me están revictimizando y ejercen sobre mí violencia institucional y de género”, sostiene María Luisa de 47 años de edad. Agrega que ninguna autoridad ha garantizado, desde hace 26 años, mi derecho a la justicia ni ha velado por mis derechos humanos. 

Esta es la Cronología de irregularidades en el proceso penal de María Luisa:

El 6 de enero de 1998, María Luisa Villanueva Márquez fue detenida de manera irregular en un restaurante en Zacatepec, Morelos, por un grupo de personas con el rostro cubierto sin identificarse .  Durante los próximos cuatro días, fue víctima de tortura y de abusos sexuales en una casa en obra negra, según narró a Mexicanos Contra la Corrupción e Impunidad.

Cuatro días después (10 de enero), fue trasladada a la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado de Morelos (PGJM), donde le informaron que estaba acusada del secuestro de la niña Sara Saskia Seligman. Los policías declararon que apenas ese día la habían detenido. Sin embargo, las irregularidades continuaron: la tuvieron incomunicada por dos días en los separos. 

El 12 de enero fue ingresada al Penal de Atlacomulco, situado en Cuernavaca, desde donde enfrentó un proceso penal sin una defensa jurídica eficiente. Ella nunca conoció al abogado de oficio asignado a su caso. Al momento de ser detenida, tenía un hijo de 11 meses y otro de ocho años, quienes quedaron al cuidado de una amiga de María Luisa.

El 2 de septiembre de 1999 fue condenada a 30 años de prisión acusada de formar parte de la banda que secuestró a la menor Sara Saskia Seligman el 22 de junio de 1997, según la causa penal 06/1998.  En el año 2000 fue trasladada al Centro de Reclusión Social de Atlacholoaya, situado en Xochitepec, Morelos. 

En 2014, con el apoyo del abogado Eutiquio Damián Santiago, Villanueva interpuso una denuncia penal por detención arbitraria, tortura y otras violaciones a sus derechos. Por nueve años, Maria Luisa y su abogado se enfrentaron al sistema y lograron que la Fiscalía General de Justicia iniciará una carpeta de investigación en contra de los policías ministeriales que detuvieron a María Luisa en 2023. Estas  investigaciones arrojaron elementos suficientes para determinar que María Luisa fue encarcelada injustamente.

Libertad por la fuerza

El 30 de enero, el penal de Atlacholoaya en el área femenil recibió una visita inesperada de Jorge Gamboa Olea, magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia de Morelos. El magistrado ofreció a algunas mujeres privadas de la libertad, entre las que estaba Villanueva,  que hicieran uso del beneficio de remisión parcial de la pena, que permitía reducir el tiempo que tendrían que pasar retenidas. Para el caso de María Luisa significaba ser liberada inmediatamente.

Maria Luisa Villanueva fue clara y se negó a aceptarlo. Renunció al beneficio y explicó que para ella era importante que le fuera reconocida su inocencia. Sin embargo, Gamboa Olea ordenó su liberación.

Libertad en punto de cruz
Puedes ver aquí el documental que MCCI publicó sobre el caso de María Luisa Villanueva.

El 2 de febrero de 2023, custodias del Centro de Reinserción Social de Morelos la sacaron por la fuerza. “No me quiero ir así”, gritaba María Luisa mientras las custodias la llevaban cargado hasta la pluma de acceso del Penal Atlacholoaya.

De acuerdo al abogado Damián Santiago, el propio Gamboa “fue uno de los magistrados de la Sala que conoció del caso de la señora y omitió todas las inconsistencia del delito y las incongruencias que le imputaron(…) es uno de las autoridades que omitió estudiar a fondo y por ello vamos con todo”.

Quieren regresar a la cárcel a Villanueva

Desde entonces, Villanueva ha presionado a la Fiscalía para que por fin judicialice la carpeta de investigación. No obstante, la Fiscalía, en lugar de agilizar el proceso, el pasado 3 de febrero promovió una apelación en contra de la liberación de Villanueva, por considerar que fue irregular. 

En un primer momento, el juez del juzgado tradicional resolvió que el procedimiento se realizó apegado a derecho y de acuerdo a los que establece la Ley. La Fiscalía del Estado se inconformó de nuevo ante el Tribunal Superior de Justicia. 

Curiosamente, esta apelación fue atendida por la Tercera Sala del tribunal, cuya ponente es la magistrada Martha Sanchéz Osorio, cuñada del fiscal morelense, Uriel Carmona. La tercera sala resolvió revocar el procedimiento y reponerlo. De manera adicional, dejaba a la fiscalía la posibilidad de solicitar una nueva orden de reaprehensión en contra de Villanueva. 

La notificación de la resolución del Tribunal se realizó el 13 de diciembre y el periodo de  días hábiles comenzó a correr a partir del 8 de enero de 2024.  Esto significa que en los próximos días Maria Luisa podría ser detenida nuevamente.

La lucha por el reconocimiento de inocencia sigue

Paralelamente, en el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) el próximo 18 de enero se realizará una audiencia en la Sala Auxiliar, a cargo de los recién designados magistrado Juan Gabriel Vargas Téllez y Arturo Loza Flores, en compañía de la magistrada Bertha Rendón.  En esta audiencia, se definirá si existen elementos sólidos para declarar o denegar el reconocimiento de inocencia de Maria Luisa.  Al respecto, maría Luisa le pide a los magistrados Maria Luisa Añadió: 

  • Decirles que soy un ser humano, no un objeto. Que soy una mujer que siente, que sufre al ser violentada por quienes deben cuidar mis derechos, por instituciones que deben proteger a las víctimas y no ser doblemente violentadas Que desde hace 25 años me robaron mi libertad y que siguen haciéndolo. 

La activista por los derechos de las personas en situación de cárcel, manifestó: “Yo ya obtuve mi libertad y no he tenido paz aún, si me vuelven a detener no voy a impugnar seguiré mi lucha desde la cárcel si es necesario para probar mi inocencia” Su proceso pareciera estar en medio de una disputa política al interior del Tribunal de Justicia entre un grupo que apoya al gobernador de la entidad, Cuauhtémoc Blanco, y otro que respalda al fiscal general del estado, Uriel Carmona. 

El caso de Maria Luisa muestra las irregularidades de las autoridades de justicia al momento de investigar un presunto delito y los efectos devastadores que puede tener en la vida de las personas afectadas. En los próximos días, podría estarse cerrando esta historia de 26 años sin justicia. La decisión está en manos del Tribunal de Justicia de Morelos.

LEE MÁS SOBRE: Desarmar la corrupción