image
La corrupción y la política pública

Acabar con la corrupción fue una de las promesas de campaña de López Obrador, pero los avances han sido acotados: las expectativas de que la corrupción pueda resolverse han bajado y la evaluación ciudadana del gobierno en la materia ha caído. Sin embargo, esto no implica una derrota electoral en 2024 pues los votantes tienden a ser más tolerantes ante la presencia de corrupción y castigar menos que en rubros como la economía y la inseguridad.

Ilustración: Adán Vega


“No mentir. No robar. Y no traicionar”. Ésta fue la promesa de Andrés Manuel López Obrador tras haber recibido la mayoría de los votos de la elección presidencial el 1 de julio de 2018. Durante su campaña y en lo que lleva de su sexenio ha insistido en que su gobierno acabará con la corrupción.

La importancia de esta promesa precede al discurso de Andrés Manuel. De acuerdo con la Encuesta Nacional de Calidad e Impacto Gubernamental (ENCIG-INEGI), la corrupción está entre los tres principales problemas que preocupan a las y los mexicanos ¡desde 2011! lo cual ha sido un indicador de la importancia que tiene para la población el tema desde hace casi diez años (Abundis, 2018). La encuesta MCCI-Reforma, refleja la misma tendencia en 2019 y 2020: este problema se colocó como el segundo más importante –sólo superado por la inseguridad pública.

El éxito de la comunicación de AMLO fue el optimismo que generó entre las y los ciudadanos. Según la misma encuesta MCCI-Reforma, en marzo 2019 y a pocos meses de haber comenzado su sexenio, 52% de las personas esperaba que la corrupción en el país disminuyera en los próximos 12 meses, a pesar de que el 46% percibía que ésta había aumentado durante el año previo. Ese mismo optimismo tuvo un efecto similar en la percepción retrospectiva y prospectiva de la economía: la casa encuestadora Parametría documentó que durante los primeros 12 meses de este sexenio la mayoría de las personas esperaba que la economía nacional mejorara. Sin embargo, aunque la tendencia no ha virado del todo, el pesimismo comienza a ganar terreno.

El mismo comportamiento se observa en las mediciones de corrupción de MCCI-Reforma en la medición de marzo 2020: 31% de las personas espera que la corrupción disminuya -lo cual representa una caída de 20 puntos porcentuales respecto al año anterior- y la mayoría (43%) coincide en que este fenómeno aumentará.

En resumen: el optimismo de inicios de la administración de AMLO se diluye, la gente considera que la corrupción ha aumentado y tampoco espera que el problema mejore en el futuro inmediato.

Optimismo desgastado

Entre diciembre de 2018 y junio de 2020, el presidente López Obrador ha mencionado 5,910 veces la palabra corrupción o sus derivaciones en sus apariciones públicas. Si bien posicionar el tema en medios permite influir en la opinión pública (Lawson y McCann, 2005), eventualmente se necesitan acciones y medidas que respalden al discurso. Las palabras atrapan la atención y la aprobación de los y las ciudadanas; las acciones, las reafirman y mantienen.

En el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, la actual administración planteó doce medidas para atender y acabar con la corrupción, pero hasta ahora el gobierno sólo ha implementado acciones en seis de ellas, y sólo en una se ha cumplido con lo prometido (aunque los efectos de hacer de la corrupción un delito grave sean muy perniciosos, pues incrementan la impunidad y el monto del costo de la corrupción).

Fuente: Elaboración propia con base en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 y fuentes oficiales.

Nota: La celdas en rojo indican que no se encontraron acciones del gobierno u otros poderes públicos enfocadas a atender la medida según estaba planteada en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024; en amarillo se identificaron una o más acciones dirigidas a cumplir con la medida anunciada; en verde significa que se ha cumplido con la medida.


Cuando el público ha puesto tanta atención a un tema como la corrupción -en parte gracias al discurso presidencial, pero en mayor medida debido a la realidad nacional-, necesariamente también estarán evaluando las acciones anticorrupción de este gobierno (McCann y Lawson, 2003). Es por ello que el mayor pesimismo sobre el avance de la corrupción vendrá de quienes desaprueban la gestión de AMLO.

Al revisar la evaluación del actual gobierno en general y su expectativa de la corrupción, seis de cada diez personas que desaprueban la gestión de López Obrador esperan que la corrupción aumente; y entre quienes desaprueban la labor anticorrupción de AMLO esta proporción es aún mayor: siete de cada diez.

Facturas electorales por cobrar: la ausencia de acciones anticorrupción

Las y los electores evalúan el desempeño gubernamental y, con base en ello, emiten su voto -que refrenda o castiga a la administración en turno-. Ése es el mecanismo más simple de rendición de cuentas que la democracia electoral garantiza (Manin et al, 1999). Sin embargo, no todos los temas de la agenda pública se premian o castigan igual. 

En materia económica, no basta con que las personas se sientan insatisfechas con la labor del gobierno saliente para retirarle el voto a su partido, sino que el candidato por el cual voten debe ser percibido como una opción viable y segura para proteger la economía del país (Singer, 2009). Es decir, hay una evaluación prospectiva. Respecto a la violencia, las y los electores tienden a castigar al gobierno saliente, le asignan una responsabilidad directa (Ley, 2017), y poco se exige a los candidatos en ese rubro. Es sólo fuente de castigo electoral. En el caso de la corrupción, la ciudadanía tiende a ser más tolerante si la economía muestra signos positivos; es decir, su presencia no parece ser un problema para el electorado aún si la expectativa es de que aumente (Chang et al, 2010; Ferraz y Finan, 2008). Sin embargo, existe evidencia de un voto de castigo debido a una mala gestión anticorrupción del gobierno saliente (como ocurrió con el presidente Peña Nieto), y esta mala gestión anticorrupción sí puede costarle el apoyo y la elección al partido del presidente (Ramírez, 2019).

Debido a la muy frecuente corrupción percibida a finales del sexenio de Peña Nieto (MCCI-Reforma 2019), López Obrador logró posicionarse en 2018 como una alternativa viable para enarbolar un cambio de paradigma. Sin embargo, su gestión no ha dado suficientes resultados en política anticorrupción como para mantener al electorado de su lado y con ello puede perder una gran parte de su apoyo antes de las elecciones intermedias de 2021. Prueba de lo anterior es que, entre 2019 y 2020, la proporción de personas que lo refrendarían en el encargo disminuyó en 20 puntos porcentuales. Es decir, el rechazo a que el presidente continúe en su cargo aumenta sobre todo entre quienes desaprueban en general su desempeño (69%), y en concreto su gestión anticorrupción (72%).

No obstante lo anterior, que haya más o menos corrupción no parece afectar las preferencias de la gente para que el presidente siga en su cargo. A pesar de que la mayoría coincide en que la corrupción ha aumentado, 46% está de acuerdo con que el presidente permanezca en su encargo. Incluso entre quienes esperan que la corrupción vaya en aumento, 44% le otorgaría el voto de confianza a López Obrador.

¡Qué gran paradoja: a la gente le importa que el presidente haga una buena labor anticorrupción con independencia de los resultados del esfuerzo!

Corrupción y acciones anticorrupción: ¿está en juego la elección intermedia?

Atender un problema público sólo con discursos es absolutamente insuficiente. Aunque AMLO posicionó el tema -la corrupción- en la agenda, ni él ni su gobierno han mostrado interés en implementar medidas institucionales que la resuelvan. Un posible efecto de ello es que, en la medida en la que no se perciban resultados de su estrategia anticorrupción, el electorado lo castigue en las urnas pero no con suficiente determinación como para lograr derrotar a su partido en la elección intermedia.

Dada la evidencia, lo que está en juego es si la ciudadanía aprueba o no las medidas anticorrupción de AMLO (con posibles efectos electorales), no si se espera que la corrupción disminuya (porque cada vez son menos los que esperan que eso suceda).


*Katia Guzman

Integrante de la Unidad de Investigación Aplicada de MCCI. Licenciada en Ciencia Política y Relaciones Internacionales en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE)

@guzmart

*Sofía Ramírez Aguilar

Investigadora, analista política y directora adjunta de la Unidad de Investigación Aplicada de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad

@Sofia_RamirezA

Bibliografía

Abundis, Francisco (14 de diciembre de 2018), “El Presidente y la corrupción”, Milenio, https://www.milenio.com/opinion/francisco-abundis/columna-francisco-abundis/el-presidente-y-la-corrupcion 

Chang, Eric C.C., Golden, Miriam, y Hill, Seth (2010) “Legislative Malfeasance and Political Accountability”, World Politics 62(2): 177-220, https://doi.org/10.1017/S0043887110000031

Lawson, Chappell y McCann, James A. (2005), «Television News, Mexico’s 2000 Elections and Media Effects in Emerging Democracies», Cambridge University Press, British Journal of Political Science 35 (1):1-30, http://www.web.pdx.edu/~mev/pdf/Lawson_McCann.pdf

Lenz, Gabriel (2012), “Follow the Leader? How Voters Respond to Politicians Policies and Performance”, University of Chicago Press, ch. 1, https://press.uchicago.edu/ucp/books/book/chicago/F/bo11644533.html

Ley Gutierrez, Sandra (2014), “Citizens in Fear: Political Participation and Voting Behavior in the Midst of Violence”, Dissertation, Duke University, https://dukespace.lib.duke.edu/dspace/handle/10161/9038

Ley Gutierrez, Sandra (2017), “Electoral Accountability in the Midst of Criminal Violence: Evidence from Mexico”, Latin American Politics and Society, 59: 3-27,  https://doi.org/10.1111/laps.12008

Manin, Bernard, Przeworski, Adam, y Stokes, Susan (eds.) (1999), “Democracy, Accountability and Representation”, Cambridge, Cambridge University Press, http://assets.cambridge.org/97805216/41531/frontmatter/9780521641531_frontmatter.pdf

McCann, James A. y Chappell H. Lawson (2003), «An Electorate Adrift?: Public Opinion and the Quality of Democracy in Mexico», Latin American Research Review 38 (3):60-81, https://www.researchgate.net/publication/236748114_An_Electorate_Adrift_Public_Opinion_and_the_Quality_of_Democracy_in_Mexico

Oraculus (consultado el 15 de junio de 2020), “Aprobación presidencial”, https://oraculus.mx/aprobacion-presidencial/ 

Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, Diario Oficial de la Federación (12 de julio de 2019), https://www.dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5565599&fecha=12/07/2019

Ramírez Aguilar, Sofía (26 de junio de 2019), “La Corrupción Determinó la Elección de 2018”, Blog Desarmar la Corrupción, MCCI-Nexos, https://contralacorrupcion.mx/la-corrupcion-determino-la-eleccion-de-2018/

Ramírez Aguilar, Sofía y Toral, Manuel (31 de mayo de 2018), “¿Provocará Corrupción Voto AntiPri?”, Blog Desarmar la Corrupción, MCCI-Nexos, https://contralacorrupcion.mx/voto-antipri/

Singer, Matthew (enero de 2009), “Defendamos lo que hemos logrado: Economic Voting in the 2006 Mexican Presidential Election”, University of Connecticut, Política y gobierno, 15. 199-236, https://www.researchgate.net/publication/228467675_Defendamos_lo_que_hemos_logrado_Economic_Voting_in_the_2006_Mexican_Presidential_Election

LEE MÁS SOBRE: Los Mexicanos Frente a la Corrupción y a la Impunidad 2020

¿Hay más corrupción que antes?
Femsplaining: la transformación para las mujeres que no fue
Corrupción: le sigue costando más a los más pobres

Últimas

Calero 7: la casa del entorno de los Serna que cateó la FGR
Los cabos sueltos en la extinción de los fideicomisos públicos
El mes con más recursos en adjudicaciones directas y en camino a un nuevo récord

Últimas

Calero 7: la casa del entorno de los Serna que cateó la FGR
Los cabos sueltos en la extinción de los fideicomisos públicos
El mes con más recursos en adjudicaciones directas y en camino a un nuevo récord